Primera B | TALLERES (R.E.)

“Me abrió las puertas cuando yo lo necesitaba”

Los tiempos son distintos, hoy su pelea ya no es dentro de una cancha, pero lo hace con la misma garra. Enzo Baglivo recordó sus años en Talleres con mucha emoción.

Publicada: 23/04/2020 17:50:24

Lecturas: 2152

No hay alguien por Remedios de Escalada que no sepa quién es Enzo Baglivo. Aquel pibe que llegó al club en 2013 para dar sus primeros pasos como jugador y se fue con un ascenso en el lomo siendo una de las figuras del equipo después de cinco largos años en la institución. Hoy ese pibe la pelea del otro lado de la línea de cal.

Sin una pelota pero con las ganas y la garra de siempre. Desde CIAREC, la clínica de alta complejidad en la que realiza su rehabilitación después de la grave lesión que sufrió en la columna producto de un accidente automovilístico hace ya seis meses, charló mano a mano con el Instagram Live de Solo Ascenso.

Y justamente, el defensor recordó su paso por el club de sus amores. “Mi paso por Talleres fue muy lindo, sabés lo que siento por el club, hemos charlado muchas veces, nos conocemos hace muchos años. Lo recuerdo con mucha emoción porque Talleres me abrió sus puertas en un momento cuando yo lo necesitaba”, aseguró.

“Me encontré con un plantel muy profesional, muchos muchachos con experiencia”, siguió. A su vez, por el hecho de vestir los colores del Albirrojo, tiró: “Era algo muy lindo, pero el día del partido depende del resultado, se disfrutaba o se sufría el doble”. Y entre risas contó cómo lo vivía las veces que le tocaba estar afuera: “Terminaba más cansado que cuando jugaba”.

Es imposible mirar atrás y no recordar el ascenso a la B Metropolitana. Y él se ocupó de hacerlo: “Ese plantel tenía humildad, había mucha jerarquía futbolística, pero una calidad humana impresionante, un plantel muy bueno, gente muy sana. Era impresionante la amistad que había entre casi todos los jugadores, no había casi ningún problema”.

“Cuando se venían las malas lo tomábamos con completa tranquilidad. Siempre recuerdo y destaco eso, porque si bien era un plantel muy joven tenía muchos huevos futbolísticos para afrontar los partidos complicados y eso emocionaba”, manifestó quien se formó en la vereda de enfrente, en las Inferiores de Lanús.



Precisamente, sobre sus años en Talleres, el zaguero de 27 años comentó cuál fue el mejor gol que le tocó hacer. “Es fácil el que le hice a Barracas Central”, tiró. Y de paso también lo revivió: “Vino un pase de aire cruzado del Chavito (Borda), dominé con derecha y metí un remate cruzado de zurda y se metió al ángulo”. Entre carcajadas, añadió: “Fue de culo, olvídate”.

A su vez, Enzo también se refirió al partido a beneficio que hubo en Timote y Castro a fines de 2019. “Fue una noche hermosa. Me sentí muy querido, gané muchas emociones, se reunieron muchas personas para hacerme pasar un buen momento, la realidad que la idea principal era recaudar fondos para el tratamiento, pero yo gané mucho más que eso”, remarcó.

Y con emoción, continuó: “Lo que sentí esa noche, el amor que había en el estadio todo dirigido hacía mí, me ponía la piel de gallina y hacía que se genere un nudo en la garganta. La pasé excelente y salió perfecta, no me puedo quejar de nada, la verdad que fue hermoso”. En referencia a ello para juntar fondos, dijo que muchos proyectos quedaron en stand by.

“Había muchos planes; partidos a beneficio, shows, torneo de penales, venta de rifas, había un montón de proyectos programados para hacer y por el momento está todo parado. Espero que a la hora de retomar estos proyectos, la gente tenga la voluntad de colaborar porque la economía está parada y hoy la gente no tiene un mango y entendemos todo eso. De nuestra parte vamos a poner lo mejor para darle a la persona un buen show, partido a beneficio o espectáculo que llamen la atención para que tenga ganas de colaborar”, afirmó.

Además, entre tantos problemas insignificantes que se hace la gente por la rutina, el estrés y demás, dejó su postura: “Todo el mundo es así, yo también me vivía haciendo problema por todo, nunca estaba conforme y siempre quería más, cuando tenía lo que quería, quería otra cosa. Todo el mundo es así. No juzgo a nadie, pero hay que pensar que siempre se puede estar peor”.

Y para cerrar, explicó cuál es el motivo de su gran fuerza de voluntad. “Solo no podría, estoy bien rodeado, acompañado, contenido, está todo el tiempo presente mi familia, mis amigos, mi novia. La gente que trabaja acá me apoya muchísimo, se banca mis días buenos y mis días malos y ellos siempre me tratan igual, solo no podría”, señaló.
“El objetivo que tengo es claro y lo único que me queda es meterle huevos, no hay otra alternativa, no voy a mejorar mágicamente, voy a mejorar si me rompo el culo entrenando todos los días”, finalizó Baglivo. La peleó, la pelea y la va a seguir peleando, porque es un guerrero y siempre va por todo.

LA ENTREVISTA COMPLETA:

Federico Meza

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas