Primera Nacional | SANTAMARINA (TANDIL)

Santa cayó en Floresta y ahora depende solo de un milagro

Santamarina perdió 1-0 ante All Boys por la fecha 36 y quedó prácticamente descendido. Vallejo, Gagliardi y Mac Eachen vieron la tarjeta roja en el final del encuentro.

Publicada: 03/10/2022 23:18:28

Lecturas: 3922

+ Ficha del Partido

Santamarina llegó a Floresta sabiendo que enfrente tenía no solo a uno de los animadores del campeonato sino, principalmente, la imperiosa necesidad de ganar, más luego de la victoria de Nueva Chicago horas antes contra Quilmes. Lejos de cualquier épica, la noche se convirtió en una cuasi sentencia de descenso. Fue derrota 1-0 ante All Boys y ahora depende únicamente de un milagro.



Increíblemente, el primer tiempo en el Islas Malvinas no fue un trámite que se desarrolló como se hubiera esperado por las diferencias en la tabla de posiciones. El Gigante se plantó bien y estuvo cerca de convertir. Sin embargo todo se vino abajo a los 37 minutos cuando Octavio Bianchi, que entró con bastante libertad al área, abrió el marcador en favor del local. Ese fue un golpe demasiado fuerte para los hombres de Jorge Sotelo, del cual no iban a poder levantarse.

En el arranque del complemento, inmediatamente tras el saque, Matías Alustiza casi logró empatar el encuentro con un disparo de mitad de cancha que dio en el travesaño y luego picó sobre la línea hasta que el arquero del Albo pudo controlar la pelota. La suerte no acompañó al Aurinegro, y a medida que fue avanzando el juego sin conseguir la igualdad, los nervios comenzaron a apoderarse de los jugadores. Todo desembocó en el fatídico final.

A los 81’, Lucas Vallejo controló mal un balón en campo propio y, ante el anticipo de Facundo González, terminó entrándole con mucha fuerza, lo que significó la expulsión inmediata del lateral derecho. Más tarde, en tiempo agregado, Alejandro Gagliardi propinó una patada de impotencia por la cual también vio la tarjeta roja. Y en el trajín, Nahuel Viñas también echó de la cancha a Emilio Mac Eachen.

Santamarina cerró así una durísima caída con tres bajas más que sensibles para la última jornada. Sigue en el fondo de la tabla con 26 puntos y las chances de salvar la categoría son muy escasas. La única esperanza es que este martes a las 15.30 Tristán Suárez, que suma 29, pierda en su visita a Flandria y luego repita resultado como local ante Temperley. Esos serían los resultados que le permitirían soñar a Tandil, en caso de vencer a Güemes, con jugar la Primera Nacional en 2023.

Alejandro Doldán Sánchez

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas