Primera Nacional | NUEVA CHICAGO

Forestello, Garrafa y la pelea contra la barra de Chicago

El entrenador dejó una divertida historia en Mataderos, después de un Chicago-Banfield, con golpes en una estación de servicio con José Luis Sánchez como protagonista.

Publicada: 02/07/2020 17:10:11

Lecturas: 8792

Fueron compañeros muchos años, tanto en El Porvenir como en Banfield. Fueron amigos más allá de la pelota. La vida de Rubén Forestello coincidió con la de José Luis Sánchez, el famoso Garrafa, y entre tantas que tienen, en una charla con Solo Ascenso en Instagram Live dejó una muy divertida a la salida de un partido en Mataderos.

Chicago y Banfield habían empatado 2-2 un rato antes, pero antes de salir con el micro el 10 ya sabía lo que iba a hacer después. “El micro después del partido regresaba para el predio de Banfield y José se había hecho llevar el auto a la estación de servicio, me dejaba en San Justo y seguía. Dice ‘voy a comprar un alfajor y una Coca’, y le digo ‘vámonos que hay personas de Chicago, vamos a tener problemas me tienen referenciado porque jugué en Almirante y vos en Laferrere’ y dice ‘¿qué vamos a tener problemas?’”, explicó el Yagui.

Y continuó con el relato de la pelea en Eva Perón y General Paz: “Él baja y esas personas de Chicago vinieron a apurarnos, nos cagamos a trompadas y José se quedó con uno abajo y otros dieron la vuelta que paraba la barra de Chicago y vinieron como 30 y nos dieron la paliza del siglo”.

“José seguía gritando ‘yo soy de Lafe, quiero pelear’. Nos robaron los documentos, uno de los chicos que quedó peleando tenía antecedentes, lo agarramos y quedó con la policía. Para recuperar los documentos, hicimos un arreglo entre los policías y nosotros, se fue el pibe y nos devolvieron los documentos”, admitió el entrenador de 49 años.

“Esa historia me quedó para toda la vida, cada vez que los de Chicago me veían me cargaban”, remarcó entre risas. “Después da el hecho que dirijo a Chicago y me va muy bien. Tengo una relación extraordinaria con toda la gente, que me ha dado más de lo que yo le he respondido como entrenador dentro del campo de juego”, siguió Forestello. Y cerró: “Fue maravillosa la anécdota, nos cagaron a trompadas”.

LA ANÉCDOTA DE FORESTELLO:




Solo Ascenso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas