Primera Nacional | ATLANTA

El Bohemio estiró su buen momento ante For Ever y sueña

El equipo de Mauricio Giganti venció por 3-1 a Chaco For Ever y alcanzó así su cuarto triunfo consecutivo. Lucas Ríos, Rodrigo Colombo y Evelio Cardozo (foto), los goles.

Publicada: 28/09/2022 09:31:50

Lecturas: 4429

Atlanta está sin dudas en su mejor momento del campeonato. El equipo de Mauricio Giganti no solo logró hilvanar su cuarto triunfo consecutivo, algo que parecía absolutamente impensado hasta hace poco más de un mes, sino que logró que el equipo se asiente con solidez y tenga una idea de juego. Si bien no tiene un andar arrollador, no se ve la fragilidad que tuvo durante todo el campeonato y no arriesga más de lo que puede, dos virtudes básicas, pero que faltaron gran parte del torneo.

Este martes por la noche, en el cierre de la fecha 35, superó a Chaco For Ever en una muy buena actuación colectiva y sobrellevando, además, una ausencia fundamental: la de Juan Galeano, que hasta ahora había sido partícipe necesario en la mayoría de las victorias de Atlanta. El juego lo abrió rápido una guapeada de Lucas Ríos antes de los 15, que pasó entre tres a pura potencia y le reventó el arco a Matalia para marcar su primer tanto en Primera, algo que hacía rato merecía el goleador de la Reserva.

El elenco Chaqueño no reaccionaba y en el primer tiempo tuvo más amonestados que situaciones de gol. De hecho, de haber estado un poquito más fino, Atlanta podría haber aumentado la diferencia antes de los 45. Recién cuando moría la primera etapa, tras una salida lejana de Rago, Rodrigo Colombo salvó en la línea lo que podría haber sido un injusto empate.

En el complemento, Atlanta lo liquidó en cuestión de minutos. Primero, con un cabezazo de Colombo, que venía de marcar en San Juan y volvió a hacerlo en Villa Crespo para poner el 2-0. El segundo fue un golpe de knock out para el Negro que no había mostrado mucha reacción y que se enredó en el segundo tiempo. Minutos más tarde, una serie de bloopers en el fondo visitante derivó en un rechazo corto que Evelio Cardozo tomó en tres cuartos de cancha, se acomodó, y clavó un derechazo precioso al ángulo de Matalia que apenas pudo mirar.

Parecía que el partido quedaba terminado con un gol que era para cerrar el estadio, pero Chaco sacó y consiguió rápidamente un corner del que consiguió el descuento con un cabezazo de Emanuel Díaz que entró solo al borde del área chica. Así, le puso una expectativa al marcador que no se tradujo en lo que pasó en la cancha.

Pensando también en el torneo que viene, y en armar sus bases, Giganti empezó a rotar el equipo con los ingresos de Bisanz por Marcioni, Marín por Cardozo, Medina por Ríos, García por Perinciolo y Donato por Klusener. De haber estado más finos, tanto Klusener como Dramisino podrían haber aumentado diferencias, pero todo terminó en un 3-1 que a Atlanta le sirve y mucho para seguir estirando el buen momento y soñar.

Atlanta alcanzó unos decorosos 43 puntos y comparte posición con Deportivo Madryn y Quilmes, en el puesto 17 de la tabla, aunque con peor diferencia de gol que ambos. Para entrar a la Copa Argentina debe quedar en el número 15, para lo que debe descontarle 4 unidades a Chacarita y 2 a Deportivo Maipú, que quedará libre la fecha que viene, además de engrosar su diferencia de gol en caso de empate.

Las matemáticas dan para entrar al Reducido, pero para eso necesita un milagro: que Morón pierda sus últimos dos juegos, que San Martín de San Juan no logre más que un empate, que Chacarita no gane más y, como mínimo, mejorar en 8 puntos su diferencia de gol.

Más allá de que ahora puedan lamentarse unidades perdidas a lo largo del campeonato, lo cierto es que es porque Atlanta está en un gran momento: con 4 triunfos y un empate, sumó en las últimas cinco presentaciones lo mismo que Instituto y Gimnasia de Mendoza, y más que Belgrano, el campeón de la categoría.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas