Primera B | SAN MIGUEL

“Llegamos un día al entrenamiento y había un hincha muerto”

El entrenador Alejandro Friedrich habló en exclusiva y recordó su paso como jugador por San Miguel. “La pasé muy mal en un montón de aspectos”, manifestó.

Publicada: 20/06/2020 12:14:32

Lecturas: 2796

La cuarentena permitió que muchos protagonistas del fútbol tuvieran más tiempo para realizar entrevistas y se puedan acercar un poco más a la gente. Alejandro Friedrich, actual entrenador de Acassuso, dialogó en exclusiva por el Instagram Live de Solo Ascenso y rememoró su etapa como jugar en San Miguel.

“Un grupo empresario compró mi pase y me llevó a San Miguel. Ese año San Miguel se iba a armar para ascender. Se armó bien pero duró un mes. En un mes explotó una bomba, se fueron los gerenciadores, no pagaron nunca”, sostuvo.

El volante llegó a la institución de Polvorines para la temporada 2004-2005, en la que el Trueno Verde iba a pelear por el ascenso a la Primera B. Pero rápidamente, las ilusiones se desvanecieron y el club tuvo muchos inconvenientes ese año.

“San Miguel se armó con una gerenciadora para pelear el campeonato. Se armó un equipo con muchos nombres. No sé qué pasó que la empresa se fue y dejó de poner plata. Un montón de jugador se fueron porque no le pagaban. Yo en ese momento vivía con mi viejo y la pude bancar. Llegó Felipe (De La Riva) y nos pidió a algunos jugadores que hagamos el esfuerzo y nos quedáramos. San Miguel tiene mucha gente. Ese año pasa el famoso clásico con Colegiales que se arma una batalla campal y que nos sean muchísimos puntos. Fue todo un caos ese año”, aseveró.

Más que una experiencia deportiva, Friedrich terminó viviendo una crónica policial en su estadía en San Miguel. “Llegamos un día al entrenamiento y había un hincha muerto en la cancha, se habían peleado a la noche. Encima era un chico que nosotros queríamos mucho, era uno de los que nos apoyaba. Martín se llamaba. No pudimos entrar porque estaba la policía. Nos tuvimos que ir a casa. Fue un año muy duro”, sostuvo.

El Trueno Verde no atravesaba un buen momento institucional y eso se reflejaba en el día a día en el club, ya que los jugadores no cobraban o no tenían los elementos necesarios para entrenar con tranquilidad.

“La pasé muy mal en un montón de aspectos. A los dirigentes de ese momento no les vi la cara. Todos los días había líos. A veces no podíamos entrenar porque estaba cerrada la cancha. Los mismos barras nos decían que si nos íbamos al descenso íbamos a tener problemas. De los doce meses cobré dos. Cinco jugadores nos fuimos a vivir a la casa de Felipe de la Riva, para que no dejemos de ir a jugar”, manifestó.

Debido al incidente que ocurrió con Colegiales, en el que le descontaron varios puntos a San Miguel, el equipo pasó a pelear el descenso, pero se salvó en el final.

“Quedaban cuatro fechas y teníamos que ganar las cuatro fechas para jugar la promoción para no descender. No le ganábamos a nadie pero pudimos ganar los cuatro partidos. Jugamos la promoción con Liniers y le ganamos. En el último partido, con San Martín de Burzaco, perdíamos 1-0 y nos habían echado a uno. Pensamos que éramos boleta pero lo sacamos adelante y lo dimos vuelta el partido”, concluyó Friedrich.

Solo Ascenso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas