Primera Nacional | PLATENSE

A 14 años del ascenso ante Laferrere

Se cumple un nuevo aniversario de aquella tarde gloriosa de 2006 en la que el Marrón volvía a la segunda división del fútbol argentino con goles de Banegas y Acosta Cabrera.

Publicada: 17/05/2020 18:48:49

Lecturas: 1570

La primera gran alegría después de aquel maldito descenso del '99, cuando el Marrón se despidió de la Primera División con la clara premisa de trabajar para regresar. Ese no fue el último golpe que recibió hasta el 2006, ya que en el 2002 el descenso volvió a llamar a la puerta y esa institución que cuenta con muchísimos años en la máxima categoría, bajaba a la B Metropolitana.

Pero ese elefante dormido mostró en el 2006 que cuando logra acomodar las fichas, vuelve a tener la fuerza que se necesita para estar en la pelea grande, sabiendo que el aparato productivo está siempre presente, y que solamente hace falta ponerlo en marcha para volver a generar.



Lo cierto es que para la última fecha del certamen de aquel 17 de mayo del año mencionado, el elenco que dirigía en ese entonces Eduardo Greco acompañado por Javier Baena como su ayudante de campo, llegaba igualado en puntos ante un conocido rival, Temperley, ese equipo al que Platense había mandado al descenso en 1987 (ambos en Primera), con los goles de Gambier y Alfaro Moreno en la cancha de Huracán. El Calamar recibió en su casa a un descendido Deportivo Laferrere, mientras que su rival enfrentó a Atlanta en la cancha de Ferro.

En principio uno podía pensar que lo de Tense iba a ser más sencillo, teniendo en cuenta su rival, pero esto es fútbol y los partidos se deben jugar en la cancha para quedarse con los porotos. Y tanto fue así, que Lafe se llevó un empate 2-2 (Héctor Banegas y Juan Ignacio Acosta Cabrera los goles de Platense), remontando el marcador dos veces, lo que dejó en claro que la visita no había venido de paseo por Vicente López. Ese punto le sirvió al Marrón para gritar campeón, dado que desde Caballito llegaron las noticias que el Gasolero había caído 3-1 ante Atlanta, lo que soltó el festejo alocado e inolvidable de la parcialidad calamar, que de manera más que merecida y luego de siete años de frustraciones, lograba el desahogo (en parte claro está) de esos malos momentos.

La fidelidad de la gente de Platense quedó reflejada esa tarde, ya que la definición se disputó un día de semana por la tarde, lo que no fue un impedimento para que la parcialidad marrón diga presente de forma masiva, a pesar del desfavorable segmento deportivo de los años anteriores vividos.

Norberto Brotzmann

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas