Primera Nacional | NUEVA CHICAGO

El Torito de Mataderos

Justo Suárez fue el primer ídolo popular del deporte argentino. Nacido y criado en Mataderos, el boxeo fue su salida en su corta vida. El responsable del apodo de Chicago.

Publicada: 01/07/2020 10:40:24

Lecturas: 1288

Nueva Chicago es sinónimo de Mataderos. Y él también. ¿Quién? Justo Antonio Suárez, el Torito de Mataderos. Un boxeador aguerrido, veloz y potente que con solo 29 vivió todo y todo se esfumó muy rápido también. Fue el decimoquinto hijo de una familia que tuvo 25 hijos.

En medio de la miseria, Suárez no tuvo más remedio que salir a trabajar en su niñez para poder comer. Así como lo hizo de mucanguero (encargado de bajar grasa liviana de los mataderos), también se desempeñó como canillita y lustrador. Pero poco a poco, los golpes lo fueron llevando al ring.



No tenía más de 10 años cuando tuvo su primera pelea amateur. Con varios títulos como amateur: campeón argentino y sudamericano en peso Pluma, y 48 peleas invicto, obtuvo la licencia profesional. Cualquier estadio quedaba chico, al Torito lo iba todo Mataderos.

Tanto que llenó con más de 40 mil personas el viejo estadio de River Plate. En plena crisis mundial de 1930, él brilló. Pepe Lectoure, uno de los pioneros del boxeo, lo llevó a Estados Unidos y volvió con la gloria. Aunque tiempo más tarde, todo haya quedado en la lona. Una tuberculosis lo llevó a la muerte en 1938, solo con 29 años.

Suárez es sinónimo de cultura popular. Hay tangos, cuentos, historietas, canciones e incluso películas que relatan su vida. Su corta vida. La que le valió ser todo una leyenda no solo de Mataderos, sino de toda la historia del deporte argentino. Y Justo Suárez, justamente, es el nombre de la calle del acceso principal al estadio de Chicago.

JUSTO SUÁREZ EN ACCIÓN:

Federico Meza

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas