Primera Nacional | CHACARITA JUNIORS

El Funebrero que vive en La Boca, un ejemplo de superación

Conocé la historia de Carlos Sosa, un fana de Chaca que se pasea por el mundo con la Tricolor. Es miembro de la Asociación Mundial de Pintores con el pie y con la boca.

Publicada: 21/04/2021 14:22:48

Lecturas: 4959

Carlos Sosa nació con distrofia neuromuscular progresiva. Durante la década del ’60, circuló una partida defectuosa de anticonceptivos lo que produjo que naciera con la discapacidad. Carlos pasó por un proceso muy difícil hasta asimilar su enfermedad, pero como él menciona “se encontró con Dios, con el arte y con Chacarita”.

El oriundo de Merlo, a los 13, se fue de su casa para vivir en la calle y vender en los trenes del Sarmiento, pero el arte cambió su vida: “Fue gracias a un proceso de superación del alcoholismo. Yo era muy borracho, era fanático de Boca y venía a la cancha. También, llegó a mi vida un encuentro con Dios que tuvo que ver mucho. En parte, Chaca también pasó a ser mi terapia a través de Carlitos Balá, con quien me reía mucho”. Y agrega: “Yo, con mi silla de ruedas, laburaba todo el día en el tren Sarmiento para emborracharme. Yo no creía en nada, hacía llorar a mis viejos, les decía ‘por culpa de ustedes, yo vivo así’”.



Tras superar su alcoholismo e interiorizarse en el arte, consiguió una beca en Suiza y comenzó a pertenecer a la Asociación Mundial de Pintores con el pie y con la boca. Pero… si era hincha del Xeneize, ¿cómo se hizo del Funebrero?: “Después de regresar de Suiza, mis papás estaban peleados y lo hice para que mis padres se arreglaran. Mi hermano es de River, pero para jugar en los potreros, usaba la de Chaca. Mi papá era de Chacarita y un día, me aparecí con la camiseta de mi hermano, ya que lo ví muy mal y dije ‘a partir de ahora, voy a ser de Chacarita’. A mi mamá le causó risa y desde ahí se arreglaron”.

Desde 1989, vive en Caminito, lugar histórico de todos los hinchas de Boca, donde todos lo conocen como “Chaca” ya que lleva la del Tricolor a todos lados. Antes de la pandemia, Sosa también hacía de guía turístico para los que visitaban La Boca.



Además de poder viajar al exterior con la Asociación Mundial de Pintores con el pie y la boca, ‘Carlitos’ trabaja junto a León Gieco: “Estoy en la producción Mundo Alas. Soy el artista que está en escena con él. Los cuadros que pinto tienen que ver con las canciones de él. En tres horas, hago un cuadro con la boca. Cuando uso el negro, blanco y rojo, León me carga diciendo ‘los colores de Chacarita, amargo’. Y agrega: “También, trabajé con Abel Pintos, Patricia Sosa y con el Chaqueño Palavecino”.

Sosa, contento porque el Funebrero viene de racha, vio el último partido y le encantó la nueva casaca alternativa: “Estoy queriendo comprarme la camiseta nueva, la celeste. Me enamoró. Contra Belgrano, estaba viendo el partido a los gritos en el conventillo donde vivo. Soy socio hace poco y cuando pueda voy a hacer los trámites para que se haga mi hijo también”. Además, tiene un sueño: “Quiero conocer la cancha de Chacarita y a Carlitos Balá”.

Gastón Rienzi

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas