Primera Nacional | ATLANTA

Le dijo adiós al ascenso y a una excelente temporada

El Bohemio cayó frente a Estudiantes por 1-0 en cancha de Tigre, y se despidió así del Reducido y del sueño de volver a Primera. Es el cierre de un inolvidable torneo.

Publicada: 24/01/2021 22:47:38

Lecturas: 1927

Atlanta no pudo seguir con su escalada de triunfos, y cayó en cancha de Tigre por 1-0 frente a Estudiantes, con gol de Neri Bandiera. El Bohemio trató de sostener lo hecho en el partido ante Ferro, pero no pudo golpear en ofensiva ante un equipo que no le dio muchas posibilidades. La derrota, justa, pero sin ser soberbia, le puso el punto final a un campeonato brillante del club en su regreso a la segunda categoría del fútbol argentino.

Hace apenas unos días, Atlanta le salió a jugar a Ferro como si no fuera favorito: le cedió la iniciativa y se dedicó a golpear cuando fallara el rival. Le salió bien. Esa misma fórmula trato de repetirle ante Estudiantes, aunque quizá sí en este caso no era el favorito. La posesión fue casi totalmente del Pincha en la primera etapa, aunque los escasos embates del Bohemio fueron más peligrosos: Milton Giménez no pudo definir cómodo apenas iniciado el partido, y luego un disparo de Ochoa Giménez que se fue cerca al primer palo.

En el complemento, los de Cassano no hicieron modificaciones en su ideología, y sostuvieron esa especulación para jugar a la contra en el arranque. Sin embargo, Estudiantes tuvo una y le quemó los papeles. Neri Bandiera rompió el juego de offside que proponía el Bohemio en la marca de un tiro libre, y cabeceó en soledad a un rincón, imposible para Rago. No se había jugado ni un cuarto de hora, y el juego se ponía 1-0.

Allí Cassano movió rápido las fichas, y metió a Braian Oyola por Pedrozo. El Pony resultó ser la llave para romper una defensa que no dejaba espacios, pero ninguno de sus centros pudo ser conectado por sus compañeros, sino que cruzaban el área. Aunque no le sacó provecho concreto, indirectamente eso le permitió al Bohemio jugar varios metros más adelante y poner contra las cuerdas a un Estudiantes que no se sentía cómodo en ese rol.

Fueron unos 10 minutos que mostraron lo mejor de Atlanta, aunque la única chance que tuvo fue un blooper del arquero del Pincha que Milton no pudo aprovechar ante el cierre de Randazzo. Los de Caseros apostaron a la contra, aprovechando los huecos en defensa y las fallas en la salida, una constante en este último tiempo. Rago se volvió a convertir en héroe al ahogar dos mano a mano, y Talpone salvó en la línea un disparo de Ruíz Gómez. De esa jugada, Tecilla cometió un claro penal que el juez no vio.

Atlanta extrañó horrores a Valdez Chamorro, suspendido por quinta amarilla, no porque Talpone no haya estado a la altura -fue quizá su mejor partido en el club-, sino porque necesitó un jugador de sus características, que hiciera de transición entre el medio y el ataque, y no lo tuvo. Previtali intentó tomar ese rol unos cuantos metros más atrás, pero con mucha imprecisión. Sin esa cuota de creatividad, apenas pudo apostar a unos centros poco efectivos que terminaron dejando una sensación de esterilidad ofensiva, algo que no sucedía desde la derrota 0-2 con Platense en el debut.

El partido se le fue a Atlanta y quedó eliminado del Reducido. Fue una derrota justa, no porque haya sido excesivamente dominado, sino porque Estudiantes supo resolver mejor las situaciones de juego, y el Bohemio no aprovechó su momento. Es el punto final para una temporada histórica, que quedará para siempre marcada por el “qué hubiera sido si”, y en la que Villa Crespo pisó fuerte en su regreso a la categoría. El final no le hace justicia a lo que el plantel hizo a lo largo del año y medio que duró el certamen, pero el fútbol es cualquier cosa menos justo.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas