Primera Nacional | ATLANTA

El Bohemio avanza y sigue soñando con volver a Primera

Atlanta superó a Ferro por 2-1 con goles de Ochoa Giménez y Tecilla, y alcanzó así la tercera fase eliminatoria por el ascenso. Ahora espera rival: Platense o Estudiantes.

Publicada: 21/01/2021 21:39:36

Lecturas: 2540

+ Ficha del Partido

Atlanta enfrentó en cancha de Platense a Ferro Carril Oeste, y al igual que en todas las ocasiones en que se cruzaron en la segunda categoría, el Bohemio se impuso. Esta vez, fue 2-1 en un encuentro deslucido, trabado, como la mayoría de los choques del Reducido, y los de Sebastián Cassano fueron lo suficientemente superiores como para llevarse el triunfo. Sobre el final, el Verdolaga descontó y le puso suspenso por unos instantes a un partido que parecía liquidado.

En el comienzo, los de Villa Crespo parecían especular con qué hacía Ferro. Los de Caballito tomaron la iniciativa, pero no encontraron la manera de dañar. Más allá de un mano a mano de Hernán Grana que Francisco Rago detuvo formidablemente, los de Cordon se repetían en desbordes y centros poco claros y que no generan peligro. Sobre los 25, empezó a sentir el cansancio de la presión y la iniciativa, y empezó a fallar.

Ahí aprovechó el Bohemio, que parecía agazapado esperando su oportunidad. Milton Giménez robó en mitad de cancha, comandó el ataque hasta el borde del área y allí cedió a la derecha para Valdez Chamorro. El volante cruzó un centro de primera para que, por el otro lado, Joaquín Ochoa Giménez apareciera con un gesto técnico admirable y colocara de volea la pelota en el ángulo. Fue la única del primer tiempo, pero le sacó todo el jugo.

Ferro buscó en los minutos finales el empate, pero otra vez chocó con Rago, que le ganó un nuevo mano a mano a Grana, y se fueron al descanso con el 1-0. El complemento empezó de la mejor manera para Atlanta, que a los dos minutos extendió las diferencias. Fue a través de un tiro libre en tres cuartos de cancha que cayó en forma de centro para que Tecilla, con un derechazo sutil, colocara la pelota contra el palo.

De ahí en más el Bohemio durmió el partido. Cassano retrajo a los extremos para formar un 4-1-4-1 con Pedrozo y Marcioni volanteando. Luego consolidó ese esquema con el ingreso de Agustín Bolívar por Ochoa Giménez, y más adelante, de Dramisino por Valdez Chamorro. Ferro no encontraba los caminos y para Atlanta el reloj era un jugador más. Aunque no generó chances concretas para liquidarlo, se las arregló para alejar el juego de Rago y trasladarlo a la mitad de la cancha, para sufrir lo menos posible.

Sobre el final, en la única que falló el arquero, salió lejos a cortar un centro, quedó pasado, y el cabezazo de Bordacahar, que pretendía meter al centro del área la pelota, le pegó en su brazo y se metió en el arco. El fatídico descuento sirvió para reavivar los fantasmas del Bohemio, que las últimas veces que ganaba 2-0 terminaba sufriendo, pero fueron menos de dos minutos hasta que Echavarría marcó el final del encuentro.

Atlanta alcanzó así la tercera fase eliminatoria, equivalente a unos cuartos de final, y ahora espera conocer el rival al que enfrentará el próximo fin de semana. Las opciones son dos, y dependen del resultado de Defensores de Belgrano – Quilmes. Si gana el Dragón, el Bohemio irá con Platense. Si gana el Cervecero, el rival será Estudiantes.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas