Primera Nacional | ATLANTA

Con un golazo de Riquelme, consiguió un valioso empate

El Bohemio caía ante Tigre por 1-0, pero Sebastián Riquelme colgó de un ángulo un tiro libre para igualar las acciones. Rago, la gran figura, le atajó un penal a Magnín.

Publicada: 23/06/2021 18:20:57

Lecturas: 1478

Atlanta rompió con la sequía goleadora y consiguió un gran empate ante Tigre. Si bien alcanzó los cuatro juegos sin victorias, la imagen que dejó es mucho más positiva que en los últimos tres encuentros, tanto por lo mostrado con la pelota como por el rival que tenía enfrente, posiblemente el más duro de toda la categoría. Sebastián Riquelme, con un hermoso tiro libre, puso el 1-1 definitivo en el complemento.

Walter Erviti sabía que tenía un partido especial enfrente, y por eso propuso un interesante cambio de esquema: 5-2-3, con el ingreso de Perales como tercer central, Ochoa Giménez como doble cinco con Bolívar, y las escaladas de Flores y Luque como carrileros. Esas variantes le permitieron dominar de arranque, y generar dos situaciones claras: una despejada en el área chica por una muralla de defensores, la otra, un cabezazo de Ochoa Giménez apenas por encima del travesaño.

Y cuando mejor estaba Atlanta, llegó el gol de Tigre, en una buena gambeta de González Metilli, un centro a media altura y el rebote en la rodilla de Magnín que mandó la pelota al fondo del arco. El Bohemio sintió el golpe y el partido quedó en una meseta en los últimos 25 minutos, donde no hubo muchas llegadas y se repartieron el dominio.

En el complemento, el Bohemio volvió a salir mejor parado. Sin cambios, toda una novedad en el ciclo Erviti y un claro indicador de que lo hecho en la primera etapa era positivo, volvió poner el juego en campo rival. Pero la jerarquía de Tigre pasó factura, y en una contra, llegando a los 10, Priotti aprovechó un resbalón de Rago para forzar un penal que Baliño no dudó en cobrar. No obstante, Pancho se redimió y tapó con los pies la displicente definición de Magnín, que pretendió picarle el balón.

Sabiendo que jugaba con fuego, el Matador siguió yendo al frente para liquidar el pleito, pero chocó contra un enorme Rago, que cerró una excelente actuación tapando todo lo que pasara cerca. Atlanta se mantuvo con vida confiando en tener una en algún momento, y la chance le llegó: Riquelme encaró en tres cuartos y recibió una infracción. Pidió patearla y cumplió clavándola en el ángulo superior derecho de un Zenobio que se estiró, pero nada pudo hacer.

Quedaban poco más de 10 minutos en los que ambos pudieron conseguir la victoria. Tigre tuvo las más claras, puntualmente un penal en movimiento que le quedó a Prediger, similar al gol en Agropecuario, pero un Rago inspiradísimo voló al costado y despejó. Atlanta contó con algunas contras, pero no tuvo precisión para dominarlas bien y ninguna se trasladó a una chance concreta de peligro, aunque bien podrían haberlo sido.

En Villa Crespo, el punto se recibe con una sonrisa, por la jerarquía del rival, por haber vuelto a convertir y por la imagen mucho más inspiradora que dejó el equipo en cancha. El objetivo será ahora volver a la victoria, y la oportunidad será el próximo martes, a las 15.30, frente a Alvarado en el Gran León.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas