Primera Nacional | ATLANTA

A Atlanta las camisetas celestes le sientan bien

El Bohemio volvió a ganar en el torneo, esta vez como visitante de Estudiantes de Río Cuarto. Fabricio Pedrozo e Ignacio Colombini marcaron los goles para el 2-1 en Córdoba.

Publicada: 10/09/2021 22:19:59

Lecturas: 2172

+ Ficha del Partido

Atlanta visitó a Estudiantes de Río Cuarto buscando un triunfo que lo devolviera a la senda en la que pareció meterse con el empate ante Gimnasia de Mendoza de la última fecha. La victoria ante Belgrano había quedado lejos, eclipsada por la derrota con Riestra, y era importante volver a sumar de a tres para confirmar la levantada del equipo en los últimos encuentros. El Bohemio estuvo a la altura del desafío y se llevó un valioso 2-1 de Córdoba.

Para este encuentro, Erviti hizo las modificaciones lógicas: la salida obligada de Gabriel Carrasco por quinta amarilla y Luque reemplazándolo; y la vuelta de Evelio Cardozo tras su desgarro en lugar de Santiago Solari entre los concentrados. Pudo repetir a 10 de los 11 titulares del último juego, y en cancha eso se vio.

El comienzo mostró dos equipos activos, que en menos de 5 minutos habían tenido una clara cada uno: los de Villa Crespo, con una jugada similar al gol ante el Mensana de la semana pasada, pero que Maffoni casi mete en su propio arco; los locales, en cambio, hicieron temblar el palo con disparo de Ferreyra. El propio Ferreyra tuvo revancha a los 9, cuando Broggi marcó un penal y el paraguayo lo cambió por el 1-0 pese al esfuerzo de Sumavil que llegó a desviar el tiro.

El gol aplacó el inicio activo de los equipos. Estudiantes trató de charlar y dormir el partido, y por momentos lo consiguió, pero llegando a los 25, Fabricio Pedrozo, con un sorpresivo tiro libre al primer palo, sacudió la modorra y puso el empate que le inyectó rebeldía al Bohemio. En lo que quedaba de la primera etapa, Atlanta terminó mejor, con más solidez e iniciativa, pero todavía lejos del segundo.

El complemento fue más aburrido: lo más interesante era el cambio de arquero en el local luego de que Olivera, que se había golpeado con el palo en el tanto del Bohemio, no aguantara más. Poco pasaba en la cancha. Erviti buscó en Evelio Cardozo rebeldía, y el ex Racing propuso algunos dribblings interesantes, Atlanta ganó terreno y en un tiro libre encontró la ventaja definitiva.

El reloj pisaba los 10 minutos finales, y Pedrozo, en una posición similar a la del 1-1, decidió lanzar un centro para Nacho Colombini que, sin marcas, cabeceó cruzado y abajo, muy complicada para Bigo, que tocó el balón pero entró pidiendo permiso en el arco local.

El cambio de siempre no tardó en llegar: inmediatamente Erviti sacó a Pedrozo y mandó a la cancha a Perales para cerrar el juego. El negocio le salió perfecto, porque el Bohemio jugó los últimos 10 minutos con total tranquilidad. Sumavil prácticamente no trabajó y Estudiantes evidenció una enorme dificultad para entrarle a una defensa que estuvo durante todo el partido muy bien parada.

Atlanta se llevó así un triunfo muy valioso de Córdoba, porque ganó otra vez de visitante (hacía casi una rueda que no lo hacía) y a dar vuelta un resultado, algo que no ocurría desde el 2-1 a Gimnasia en Mendoza. Como dato de color, volvió a vencer a un rival de camiseta celeste como ante Belgrano, y Temperley, las últimas dos victorias en el torneo. El futuro le augura otro choque positivo a nivel cromático: el próximo sábado 18 de septiembre desde las 15 se medirá nuevamente con el Gasolero en Villa Crespo.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas