Primera Nacional | AFA

La tercera fue la vencida, Turco

Después de dos finales perdidas en la Promoción, con Instituto y Argentinos Juniors, Antonio Mohamed cumplió con la regla y llevó a su Huracán de nuevo a Primera.

Publicada: 24/06/2020 10:03:34

Lecturas: 544

Había sido primero Instituto en el 2005 y después Argentinos Juniors en el 2006, los responsables de que Huracán siguiera en la B Nacional. En ambas oportunidades, con Antonio Mohamed en el banco de suplentes. Y cómo dice el dicho: la tercera es la vencida. Y así lo fue, porque tuvo revancha.

El Turco había partido después de la caída con el Bicho en la Promoción y en el Mundial de Alemania 2006, tuvo la peor derrota de su vida; la partida de Faryd, su hijo de solo 9 años. Se fue a México, pero como su Globo lo necesitaba, volvió al poco tiempo para reemplazar a Chiche Sosa en el cargo.



Entre sus afectos y su club, más la base de jugadores que había dejado de la temporada anterior, Mohamed construyó los cimientos para un equipo sólido y contundente, que pronto se prendió a la pelea y lo llevó a quedar como escolta de Olimpo de Bahía Blanca -el campeón- en la tabla general junto a San Martín de San Juan.



Precisamente, allí sufrió otro golpe producto de un arbitraje polémico de Daniel Giménez en el que favoreció al Santo y lo privó de conseguir el objetivo. Sin embargo, en la Promoción -la tercera que jugaba al hilo-, logró lo que no había podido conseguir en las anteriores. Fue más que Godoy Cruz, en Parque Patricios y en Mendoza.

Fue la cabeza de un equipo que lo representó y dio pelea, un equipo que le entregó su corazón y sus lágrimas de desahogo, a casi un año de la partida de Faryd, aún perduran a la distancia por haber devuelto a su Huracán a la elite del fútbol argentino. La tercera fue la vencida para Mohamed, la revancha de su vida.

Federico Meza

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas