Primera Nacional | AFA

“Es difícil si en Argentina se vuelve rápido”

Desde su experiencia en Chile, Maximiliano Quinteros habló de la vuelta a las canchas, su presente en Universidad de Concepción, los protocolos, la situación en el país y más.

Publicada: 03/09/2020 21:43:14

Lecturas: 1110

Ya la pelota volvió a rodar del otro lado de la Cordillera. El fútbol chileno ya está en marcha desde hace unos pocos días, en medio de la pandemia que en números de casos no son los mismos que en Argentina, y Solo Ascenso charló con un delantero que se fue del Ascenso a continuar su carrera allí.

Maximiliano Quinteros dejó Los Andes y partió a Copiapó, pero solo unos meses le bastaron para dar otro gran salto y llegar a la Primera, donde hoy juega en Universidad de Concepción. Y en sus palabras, él explicó cómo se dio. “En Copiapó me fue bastante bien, pude meter varios goles, salí segundo goleador del torneo y terminé metiendo quince goles. Llegamos hasta la final de la Liguilla”, dijo.

“Eso sumado a que me pude hacer la ciudadanía, se me abrió la puerta para venir a Primera. Llegué (a Concepción), el equipo se estaba formando, tuve que jugar los primeros partidos sin estar en gran forma y me fui adaptando. Justo agarró lo de la pandemia y había metido un gol el último partido que se jugó”, añadió quien este jueves entró en la derrota de su equipo con Unión Española.

Precisamente, contó cómo lo tomó esa posibilidad de llegar a la elite del fútbol chileno: “La verdad que cuando llegué no me lo esperaba. Acá me dijeron que al delantero se lo respeta mucho, hablando con compañeros me decían que con 12 goles y si me hacía la ciudadanía, iba a tener chances de jugar en Primera. Ahí me propuse hacer los más goles posibles para llegar y hoy estoy acá disfrutando”.

Y en cuanto al contexto mundial, detalló cómo es el paso a paso de los protocolos allí. “Cuando llegamos a entrenar al predio, nos ponen alcohol en gel en las zapatillas, ponen una alfombra para pisar, alcohol en gel en las manos y te toman la temperatura. Una vez que entrás, tenés que pasar por la sala covidid, te vuelven a tomar la temperatura, te preguntan si tenés algún síntoma y te volvés a poner alcohol en gel en las manos y zapatillas”, admitió.

“Cuando estás por entrar a la cancha, ahí recién te sacás el barbijo. Nosotros nos vamos vestidos desde casa y volvemos vestidos a casa”, siguió Pichu.
Además, con respecto a los entrenamientos en sí, remarcó: “Se arrancó con grupos de a cinco (jugadores), después a medida que te ibas haciendo el PCR que te lo hacen hacer cada una semana, fuimos pasando de etapa. A medida que iban dando negativo el grupo, íbamos pasando a grupos de a 10, después grupos de 15, reducidos y después fútbol”.

“El club muy bien y sé que en Segunda es lo mismo. A nosotros nos hicieron cinco y para jugar amistosos dos días antes nos teníamos que hacer e ir con el resultado a jugar. Ahora 48 horas antes de jugar nos tuvimos que hacer el hisopado”, continuó al respecto de la organización de cada institución en referencia a los protocolos a cumplir y compromiso para hacerlos.

Por otra parte, y sobre la puesta a punto, manifestó cuánto tiempo necesitaron allá y comparó a lo que sucederá en nuestro fútbol. “Nosotros arrancamos en junio y fue duro. Yo le decía a Agustín Castiglione (trabaja en Atlanta), que es difícil si en Argentina se vuelve rápido; para el jugador salir de la casa, volver a entrenar en un mes, es poco por experiencia”, sostuvo.

Y el oriundo de Avellaneda, siguió: “Después del mes y medio te vas sintiendo un poquito fino, volviendo a la normalidad, nosotros tuvimos bastante tiempo y llegamos bien, pero te sentís perdido con la pelota, medio tronco con los movimientos. Es difícil volver a acostumbrarte, parece que no pero se hace compleja la vuelta”.

En ese aspecto, indicó: “En Argentina estuvieron más tiempos parados todavía. En Europa se sintió un poco volver así y jugar tan rápido, pero no nos queda otra. La realidad es que no nos vamos a quejar por eso porque necesitamos todos jugar y que cada uno cobre su sueldo”. Y también contó lo que habló con colegas amigos sobre la situación y los consejos.

“Hablábamos seguido con Fede Abruzzi y Marcelo Vidal que entrenábamos juntos a veces por Zoom y ellos decían ‘15 días más’, que Alberto (Fernández) daba cada 15 días, y yo les decía en mayo, ‘prepárense que en julio o agosto no van a arrancar”, pero sí calculo que se les va a hacer difícil la vuelta. No vas a tener algunas cosas que antes tenías, les va a costar, van a tener que ir agarrando con los partidos porque van a entrenar un mes y van a volver a jugar”, advirtió.

Y por último, a Quinteros se le consultó si en su cabeza está la idea de volver a jugar en Argentina, por lo que concluyó: “Seguramente me quede lo más posible acá. Tengo contrato este año que resta y dos años más. Según como me vaya, me quede uno o dos años más, hasta los 35 me quedaré acá y después veré. La idea es si voy a volver es a disfrutar un año como mucho y después colgar los botines”.

Federico Meza

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas

NUEVA CHICAGO