Primera Nacional | ALMIRANTE BROWN

De la amistad a la rivalidad: Almirante-Chicago, la historia

Almirante Brown y Nueva Chicago tienen una de las rivalidades más importantes del fútbol de ascenso, pero en un pasado no muy lejano fueron instituciones amigas. ¿Qué pasó?

Publicada: 10/04/2021 16:29:17

Lecturas: 11419

En la noche del lunes el Estadio Fragata Presidente Sarmiento será sede de Almirante Brown vs Nueva Chicago, uno de los clásicos más importantes del fútbol de ascenso argentino con dos instituciones que por historia y cercanía comparten una gran rivalidad.

Sin embargo no siempre estas entidades estuvieron enfrentadas, todo lo contario, en el pasado las unió una gran amistad que se vio interrumpida con un conflicto deportivo que se sitúa a finales de la década del 70.

Para los que vivieron la década del 60, la Fragata y el Torito no tenían una relación de amistad, sino más bien de hermandad. Instituciones cercanas, de fuerte arraigo popular y buena convocatoria, se identificaban una con otra como si se tratase de hermanos separados al nacer.

Por aquellos años se disputó el primer encuentro entre ellos, con triunfo del conjunto de Mataderos por 4-0 con los tantos de Oscar Ramírez, Ángel Marcos y dos de Jorge Pérez. Desde allí, los días entre Almirante y Chicago estuvieron marcados por el respeto y excelente relación, hinchas y dirigentes.

“A la lata, al latero, las dos hinchadas juntas, la de Brown y Mataderos”, era una de las canciones típicas de cancha utilizadas por aquellos días por los simpatizantes de ambos equipos cuando se enfrentaban entre sí.

Todo se rompió, “se picó” como dicen los jóvenes en estos tiempos, en el Campeonato de la Primera B de 1978, certamen en el que el conjunto de La Matanza estuvo cerca de lograr su gran anhelo de llegar a la Primera División.


En aquella ocasión Chicago se impuso ante Almirante en Mataderos por 1-0 con el gol de José Manuel “Pistola” Vázquez sobre el final del partido, en un resultado que complicaba las aspiraciones del elenco Mirasol.

Pero todo estalló días después en AFA, cuando el dirigente de Almirante Roberto Crovara inició en la sede de la calle Viamonte una protesta por la mala inclusión de Heriberto González, jugador de Nueva Chicago proveniente de Racing y cuya confección de contrato tuvo errores de parte de la comisión directiva del club de Mataderos.

En Tribunal de Penas, lo que en la actualidad se conoce como de Disciplina, decidió darle por ganado aquel encuentro a Almirante y además descontarle 5 puntos a Nueva Chicago, dejándolo prácticamente sin chances de continuar la pelea en los primeros puestos de la competencia.

Aquella protesta del equipo de La Matanza fue vista como una traición por los hinchas de Nueva Chicago, rompiendo todo tipo de amistad e iniciando una de las rivalidades más históricas del fútbol argentino que también trajo consigo secuelas lamentables con enfrentamientos y hechos de violencia.

Este hecho no solamente trajo consecuencias entre la Fragata y el Torito, también fue el nacimiento de la rivalidad de Almirante con el Deportivo Laferrere. Instituciones cercanas también de buena relación, el Villero se unió a la causa con Nueva Chicago y rompió lazos con el Mirasol.

Después de varios años y mil historias, Almirante Brown y Nueva Chicago se volverán a ver las caras el próximo lunes en una nueva fecha de la Primera Nacional. La Fragata y el Torito, una historia de amores y odios, de amistad y rivalidad a lo largo del tiempo.

Pablo Carletti

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas