Primera B | TALLERES (R.E.)

Con el empuje de un tren

El Albirrojo celebra sus 114 años de una vida llena de riquezas, momentos destacados, algunos traspiés y el renacer luego de la tormenta. Un nuevo especial de Solo Ascenso.

Publicada: 01/06/2020 10:13:34

Lecturas: 1713

El 1° de junio de 1906 se fundó el Club Atlético Talleres o, por aquel entonces, el Talleres United Club, producto de la unión de los equipos barriales General Paz y Los Talleres. El nombre proviene de la estación de trenes que había sido creada cuatro años antes, donde la mayoría de los primeros integrantes trabajaban: en el Gran Ferrocarril Sur.

Desde sus comienzos, lo futbolístico no fue la única razón de ser para el equipo del sur del conurbano bonaerense. Siempre fue el corazón de Remedios de Escalada también desde lo social y tuvo una gran importancia en la vida de la ciudad: todos participaban de los bailes y festivales que comenzaron durante los primeros años de la década del 20 y acompañaron durante mucho tiempo al club. La función social siempre estuvo arraigada en los valores de la institución, con una importante masa societaria.

Después de algunos años de jugar en torneos amateurs, aún con el fútbol argentino sin regularizar, el Tallarín fue uno de los fundadores del profesionalismo en la Argentina. En 1931, en conjunto con otras 17 entidades, Talleres formó la Liga Argentina de la que forma parte. Un año antes ya tenía un logro imborrable: Ángel Bossio fue el arquero de la Selección en el primer Mundial de fútbol.

Pero la identidad del club siempre tuvo un compromiso más fuerte y las obras empezar a hacer de un club modesto, al más importante de la zona. Con la creación de la cancha de básquet y, principalmente, la pileta olímpica a mediados de los 40, los socios llegan a 3000 y Talleres se convierte en un sinónimo de Remedios de Escalada. Los bailes siguen siendo un éxito y durante 1948 se organizaron más de 30.

Ese crecimiento se plasmó por completo durante la década de 1970: la masa societaria llega a 15000, los festivales organizados en Timote y Castro son reconocidos en todo Buenos Aires y es, junto a los de Comunicaciones y San Lorenzo, uno de los más importantes en la provincia. Las disciplinas nuevas siguen apareciendo y la gente se acerca a la institución para disfrutar de todo tipo de actividades.

También en esa década consigue dos títulos: el ascenso a la Primera B en el ’70 y el recordado campeonato que obtuvo en 1978, en el que se coronó cuatro fechas antes y en el que registró la marca de 118 tantos y se transformó en el mejor equipo de la rica y extensa historia del club.

Pero el Albirrojo tuvo más alegrías en la década del ’80, con otros tres ascensos, que le permitieron alcanzar la Primera B Nacional y llegar a lo más alto en el fútbol argentino, al mismo tiempo que la vida de Escalada transcurriera por las instalaciones del club y que, por ejemplo, Javier Zanetti se formaba como jugador y persona. Luego, debutaría en 1992.

Sin embargo, el final del siglo le fue adverso y en 1999 se decretó la quiebra de la institución que supo albergar a una sociedad. Con sacrificio de los nuevos dirigentes y el sudor y apoyo incondicional de los hinchas y socios, pudo salir adelante diez años más tarde para renacer y levantar la quiebra. Ese mismo año, y a pesar de una buena performance del plantel, el promedio lo obligó a bajar a la Primera C, en la que tuvo que naufragar durante seis años.

Las cosas no le fueron fáciles en la cuarta categoría, y lo que parecía que podía tornarse tan solo en una pesadilla de poco tiempo, se transformó en un calvario del que tuvo que luchar para salir. Recién en 2015, de la mano de Cristian Aldirico recuperó su lugar en la Primera B Metropolitana, mismo año en el que se estrenó la película "El 5 de Talleres".

Hoy no para de crecer. Se hacen tribunas con el trabajo incansable de los hinchas y el apoyo de la dirigencia que hoy lidera Alejandro Freije. Además, los socios y habitantes de Escalada pueden disfrutar de las instalaciones del club cerca de la estación y de la nueva cancha de césped sintético que está en el campo deportivo. Así festeja Talleres su 114° aniversario: con un presente sólido y un futuro que invita a soñar. ¡Salud, Albirrojo!

Martín Berreti

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas