Primera Nacional | ATLANTA

¿Dónde está y qué hicieron con Atlanta?

El Bohemio estuvo desconocido en el debut ante Platense y perdió con justicia por 2-0. La figura del equipo fue Rago, quien mantuvo en partido al local hasta el final.

Publicada: 28/11/2020 19:38:00

Lecturas: 9480

Atlanta no fue el mismo. Pese a que sostuvo el 90% del plantel, parecía otro, desconocido, inconexo, hasta falto de fútbol. Una situación completamente lógica teniendo en cuenta cómo podía impactar el manejo de los últimos 8 meses en un equipo que venía siendo de los mejores del torneo.

El comienzo de Atlanta no fue para nada promisorio. En los primeros minutos, a Platense le bastaba con poco para generar riesgo concreto, aprovechándose de una llamativa lentitud en los centrales bohemios. El que tenía todas las luces encendidas era Francisco Rago, quien se encargó de responder con excelencia las tres chances claras que tuvo el Calamar.

Atlanta levantó recién a los 15, cuando logró tener la pelota e hilvanar un par de jugadas ofensivas riesgosas. Sobre todo encontrando espacios entre el primer central y el lateral por derecha, por donde se filtraron Talpone y Pedrozo, pero a pierna cambiada, los dos definieron con disparos débiles. En la última, Axel Ochoa rompió en ese hueco para conectar un centro con un cabezazo cruzado que se fue ancho. El 0-0 era justo al cierre de la primera etapa, pero mentiroso: el 1-1 le habría cabido mejor.

Atlanta salió al complemento parado unos metros más adelante, con otra actitud y ritmo. Una apuesta lógica de Lisa: no tenía sentido seguir exponiéndose al dominio calamar. Pero se obligó a dejar espacios en el fondo y lo terminó pagando caro. En una contra, Schor hizo una gran jugada personal, remató, y la pelota pegó en la mano de Ochoa.

En esa jugada, el atacante de Platense se sacó de encima a Talpone con un codazo, que parecía sin intención, pero que le costó un diente y el tener que salir del campo al volante del Bohemio. Pablo Dóvalo no lo vio, y sostuvo el penal. Susvielles lo cambió por gol con un potente remate al centro del arco.

Todavía faltaba mucho tiempo por delante, pero Atlanta nunca llegó a generar peligro. Estuvo impreciso, inconexo, caído mental y físicamente. La derrota, en la que se le iban 14 puntos, pesaba mucho. De Olivera tuvo una tarde tranquila y sus apariciones terminaron siendo para demorar el juego más que para atajar.

Platense despilfarraba una ocasión atrás de la otra, y ya en el séptimo minuto de descuento, Pugliese empujó al gol una gran jugada personal de Susvielles sobre la derecha, para consolidar una victoria justa y que no tenía demasiadas posibilidades de cambiar.

Lo de Atlanta preocupa. Es lógico el bajón futbolístico y anímico. ¿Qué equipo se sentirá más debilitado que el Bohemio en este contexto? Sólo, quizá, San Martín de Tucumán. Para explicitar la injusticia: los de Villa Crespo llevaban 11 puntos de ventaja sobre Platense. Ahora, está tres unidades por debajo. Sin embargo, el torneo sigue, y quedarse con la mente en lo que pudo haber sido no hará más que perjudicar aún más al Bohemio.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas