Primera Nacional | ALL BOYS

A 10 años del Rosariazo

Un día como hoy, pero en 2010, el Albo sorprendió a todos goleando en Rosario por 3-0 a Central y consiguiendo el ascenso a Primera con tantos de Vieytes, Campodónico y Vella.

Publicada: 23/05/2020 11:21:24

Lecturas: 660

El 23 de mayo no es una fecha más para el hincha de All Boys. Es el recuerdo de un día inolvidable, de un partido que quedó grabado en la memoria del hincha de Floresta por un sinfín de motivos: el viaje, para los que fueron, el excelente rendimiento del equipo en una cancha dificilísima y, por sobre todo, por festejar el ascenso a Primera tras 30 años en el ascenso.

El duelo del 23 de mayo era el segundo capítulo de una promoción que enfrentó al Albo con Rosario Central. Cuatro días antes habían jugado en Buenos Aires. El local había jugado mejor, y se llevaba una merecida victoria por 1-0, gracias al gol de Mauro Matos. Pero el Canalla amargó el cierre, y Nicolás Burdisso puso el empate que dejaba mejor parados a los de Primera, que contaban, además, con ventaja deportiva.

All Boys viajó a Rosario con la obligación de ganar para conseguir el ascenso. Pepe Romero, actual DT del equipo, dispuso el once con: Nicolás Cambiasso; Cristian Vella, Fernando Fayart, Carlos Madeo y Carlos Soto; Emanuel Perea, Fernando Sánchez y Marcelo Vieytes; Matías Pérez García; Mauro Matos y Mariano Campodónico.

Igual que en el primer partido, los de Floresta arrancaron mejor, y pusieron rápido el 1-0, en un centro de lateral que llegó hasta el medio del área. Vieytes metió una media vuelta por encima del arquero y le tiró la presión encima al local. El Albo hizo un partido inteligente: no le dio margen al Canalla, jugó con el nerviosismo de los rosarinos y golpeó cada vez que puso.

A poco del cierre de la primera parte, el golpe anímico lo sentenció Mariano Campodónico, tomando un rebote largo de Galíndez y colocando la pelota contra el palo izquierdo del arquero. Con el 2-0, no había nada resuelto desde lo numérico, pero en la cancha ya había un equipo que se sentía ganador y otro perdedor.

En el segundo tiempo, el Albo aguantó el embate inicial de Central, y promediando el complemento liquidó las acciones con un derechazo cruzado del Tano Vella, quien había sido protagonista de los otros dos tantos: lanzó el lateral del gol de Vieytes y ejecutó el disparo que rechazó Galíndez para que la empuje Campodónico.

Sobró medio tiempo, que sirvió sólo para que la gente del Albo celebrara en Rosario un ascenso que quedaría para la historia por infinidad de motivos. Fue una jornada llena de historias personales, con la lluvia como condimento extra, como si faltara algo para darle más épica.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas