Primera Nacional | ATLANTA

El clásico de Villa Crespo terminó empatado en uno

En un flojo pero vibrante partido el Bohemio y el Funebrero repartieron puntos. Masuero abrió la cuenta y Galeano, de penal, empató para el local, que terminó mejor.

Publicada: 09/08/2022 00:08:25

Lecturas: 4209

+ Ficha del Partido

Atlanta y Chacarita protagonizaron esta noche una nueva edición del clásico de Villa Crespo. Acorde a lo que podía esperarse, no se vio un juego vistoso ni abundaron las ocasiones de gol, pero se las ingeniaron para convertir los dos y repartir puntos una vez más. Atlanta extendió así su racha de partidos sin poder ganar le a su eterno rival en casa.

El primer tiempo lo primero que se pudo apreciar fueron las intenciones: a Chacarita el empate le cerraba, lo cual se veía en la pasividad de sus futbolistas para renovar el juego en especial su arquero, Federico Losas. En tanto Atlanta era más intención que otra cosa: chocó más contra sus propias imprecisiones que contra un cerrojo defensivo de la visita.

Más haya de algunos intentos desde afuera del área del Funebrero, que fue la única herramienta que tuvo para atacar, y algunas interesantes pero inconclusas combinaciones de Atlanta en ofensiva, el primer tiempo se fue tras 45 aburridos minutos, con más amonestaciones que corners o tiros al arco, lo que grafica claramente lo que se vio. La más clara fue para el Bohemio, que en un rebote a la salida de una pelota parada, tuvo la apertura del marcador en un zurdazo de Alan Pérez que fue justo al cuerpo del arquero.

En el complemento, Chacarita salió un poco más decidido a buscar, tratando de aprovechar en los minutos iniciales el hecho de que Atlanta no daba seguridad en la salida. Al Bohemio le costaba tener la pelota y sobre todo sacarle provecho a sus posesiones, y se quedaba siempre con las buenas intenciones de sus delanteros que no prosperaban.

Y como los clásicos se definen en detalles, el Funebrero aprovecho el único momento de zozobra de quién fue el hombre más firme del mediocampo bohemio: Federico Marín, quien dejó salir al corner una pelota que claramente había sido impulsada por Martín García. De ese corner, Masuero le ganó a Colombo y colocó un zurdazo al ángulo que pegó en el travesaño y picó claramente adentro. El línea advirtió de esto a Ramírez que convalidó correctamente el 1-0 para la visita.

Si algo se puede destacar de la noche de Atlanta fue su actitud, porque aunque carente de fútbol y de buenas conexiones, nunca dejó de intentar. Más aún después del gol, que lo envalentonó para ir a buscar la igualdad en vez de derrumbarlo psicológicamente como ocurrió otras tantas veces. Chacarita tampoco estaba afirme en el fondo y el Bohemio comenzó a llegar sobre todo aprovechando el buen ingreso de Julián Marcioni por la derecha y el regreso de Galeano como conductor.

Así a falta de poco menos de 10 para el final, un córner conseguido por un desborde de Marcioni e impulsado por Galeano cayó en el área y a Martín García prácticamente le robaron la camiseta. Matías Rosso quiso impedir el cabezazo del Chapa y casi le sacó la camiseta. Nicolás Ramírez cobró el claro y evidente penal frente a sus ojos y Galeano lo cambió por gol con un soberbio derechazo al palo izquierdo del arquero.

Atlanta quedó muy bien anímicamente después de convertir la igualdad y fue a buscar el segundo con todo lo que tenía disposición. Chacarita intentó por todos los medios demorar, cortar y cerrar el partido, lo cual también dejó una buena sensación en el pueblo Bohemio; aunque, claro, también gusto a poco.

El partido término finalmente en una igualdad 1-1 que no alegra demasiado a ninguno de los dos, pero que, por las intenciones que presentarán en el comienzo del encuentro parece conformar más a Chacarita, que se va haciendo su negocio. Pese a no poder ganar, a Atlanta le queda la tranquilidad de haber salvado un punto que merecía, y de haber mostrado una entereza anímica que hacía rato no se le veía.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas