Primera Nacional | ATLANTA

Atlanta se complicó solo y dejó ir dos puntos clave

El Bohemio le ganaba a Riestra por 2-0 y dominaba el partido, pero se quedó con 9, falló dos veces atrás y terminó empatando 2-2. Colombini y Flores, los goles.

Publicada: 18/04/2021 16:01:31

Lecturas: 6684

+ Ficha del Partido

Los choques entre Atlanta y Riestra son partidos en los que siempre algo va a pasar. Las diferencias de principios entre ambos equipos, llevan a que se juegue con una intensidad extra. Pero el Bohemio no supo manejar cuándo había que poner esa intensidad y cuándo no, por lo que terminó perdiendo hombres en cancha que le costaron caro. Del 2-0 pasó al 2-2 en cuestión de minutos, y dejó ir dos puntos que tenía en el bolsillo.

Riestra fue a Villa Crespo a hacer su negocio. Una línea de 5 que no salía del fondo, tres hombres de marca en el medio y dos delanteros que se jugaban la lotería cada vez que corrían. En el primer tiempo, prácticamente no pasó nada: Atlanta no lograba entrarle a ese esquema, en parte por falta de creación y en parte porque la visita cortaba el juego con patadas bruscas que el flojísimo Rodrigo Rivero permitió.

La vista gorda del juez omitió un trompazo de Contreras a Pedrozo cuando iba un minuto de juego, dos pisotones de Colombini y Ramírez sobre jugadores de Riestra y un planchazo sobre Riquelme, mientras que amonestó a Goitía y López por infracciones que merecían la roja. Sobre el final del primer tiempo, amonestó a Alan Pérez por un supuesto manotazo a Gustavo Benítez que nunca existió.

Viendo que la propuesta rival había sido esperar, Erviti metió mano en el entretiempo buscando generar peligro en el área rival adelantando líneas: metió a Perales por Riquelme y a Taborda por Pedrozo. Así, puso línea de tres en el fondo y mandó a los laterales a armar juego en la línea de volantes. Para el DT, el negocio estaba por afuera, por eso buscaba imprimir velocidad en los costados, un punto débil del Blanquinegro.

Aunque el Bohemio era el único que intentaba, le costaba muchísimo entrar. Pero el destino le brindó una llave: a Riestra se le lesionaron tres centrales (Contreras, Baranosky -que lo había remplazado- y Benítez), y sin opciones en el banco, agotó variantes mandando a la cancha a jugadores que no sienten esa posición. Así, se le abrió el partido en un penal zonzo sobre Colombini, que recibió de espaldas en el área, y cambió la infracción por gol con un potente derechazo.

A los pocos minutos, otro error infantil del fondo de Riestra, esta vez de Murillo, dejó con 10 a la visita: el colombiano estaba amonestado por empujar al árbitro cuando sancionó el penal, y llegó muy tarde a un desborde de Bolívar. Atlanta quedaba en superioridad numérica y en el marcador, y su rival había agotado las variantes. Mejor, imposible.

Pero se cargó de riesgos cuando Dramisino, que había entrado minutos antes, fue con un fuerte planchazo arriba y vio la segunda roja directa en el torneo. Y aunque parecía que podía complicársele la cosa, una gran jugada colectiva terminó con un cambio de frente de Colombini y la aparición de Leo Flores para meter un disparo cruzado y poner el 2-0. Faltaban poco más de 10 y parecía que la cosa estaba resuelta. Pero no.

Cinco minutos más tarde, Alan Pérez salió lejos, fue fuerte y vio la segunda amarilla (ésta, merecida), y dejó al Bohemio con 9. El equipo se rearmó con línea de 4 y dos en el medio, más una mano que pudiera dar Taborda. Y cuando faltaban dos, Riestra descontó con una buena jugada de Acuña, que aprovechó un desajuste entre Flores y Perales para poner el 2-1

El Bohemio se fue quedando sin piernas, perdió la pelota y se replegó sin tener muchos hombres para defender. Sin cambios ni otro volante central en el banco (Casazza se lesionó el sábado), quedó a merced de un rival que sólo propuso en los minutos finales, pero que en un corner se llevó el empate que originalmente había ido a buscar.

Así, Atlanta dejó ir dos puntos que tenía prácticamente en el bolsillo y teniendo todo a favor. Se dejó llevar por el clima tenso que propuso Riestra, cuando la tensión ya no existía porque el choque parecía resuelto. Con esta unidad, los de Villa Crespo mantienen el invicto y vuelven a la cima, pero falta aún que jueguen los otros dos clubes con quienes comparten el liderazgo: Tigre y Gimnasia de Mendoza.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas