“Partí rumbo a un país que ni sabía que existía”

Ramiro Maggi

Publicada: 10/07/2020 00:00:00

Por Gastón Adur


El fútbol es un deporte imprescindible que genera tantas pasiones que hizo que llegue a lugares impensables. Este es el caso de Timor Oriental, un país del sudeste asiático que apuesta de a poco por las disciplinas en equipo para fomentar la educación y el desarrollo físico para su población.

Este lugar cuenta con un poco más de un millón de habitantes y se encuentra a más de 14 mil kilómetros de distancia con respecto a Argentina. Dicha isla, que se divide en Timor Oriental y Occidental, está situada en el Océano Pacífico y está a 500 kilómetros de Australia. Su principal atracción son las playas que posee.

En dicha región, el deporte no se juega hace muchos años y recién a partir de 2002 que tienen una Federación de Fútbol que en el 2013 tuvo que ser disuelta por casos de corrupción. En medio de este contexto, Ramiro Maggi fue uno de los argentinos que la rompió en la liga local y dialogó en exclusiva con Solo Ascenso sobre la experiencia de este torneo poco convencional que jugó con el Assalam. Otra nueva historia de #AscensoDeExportación.



Solo Ascenso- ¿Cómo fue tu llegada a Timor Oriental?

Ramiro Maggi- Tanto Nicolás (Altamira) como yo jugábamos en una liga del interior de Córdoba (Liga independiente) y fuimos a jugar el campeonato de selecciones de Interligas en Villa Dolores y con nosotros jugaba Pablo Francés, que jugó mucho tiempo en Indonesia. Él nos hizo el contacto y fueron meses de charlas y ver qué pasaba. Un miércoles nos despertamos y teníamos pasajes para el día viernes. Habíamos arreglado contrato por el campeonato que duraba seis meses. Así que en dos días nos despedimos de todos los familiares y partimos rumbo, realmente, a un país que no sabíamos que existía.

SA- ¿Cómo fue la adaptación en el país y que tan importante fue ir con otro argentino?

RM- Es difícil estar lejos y más cuando te vas como lo hicimos nosotros de la noche a la mañana sin poder despedirse de todos y disfrutar. Nos fuimos sin saber cuándo volvíamos. La compañía de Nico fue fundamental, es una amistad linda que tenemos a través del fútbol. Nos entendemos bien, somos parecidos y en los momentos difíciles se extrañaba. Cuando las cosas no se daban era muy duro y lo charlamos mucho. Hubiera sido muy duro si no hubiera estado él.



SA- ¿Se puede comparar en algo la liga de Timor con la de Argentina?

RM- No, no se puede comparar absolutamente en nada. Es totalmente otra realidad en la que vivimos. Ellos son un país que tienen federación a partir del 2002. Es tan totalmente muy alejados de la realidad en comparación con cualquier país. En cuanto al fútbol, los equipos no tienen predios, no tienen estadios propios. Hay estadios municipales que es donde se juega, pero está muy lejos de poder compararse.

SA- Teniendo en cuenta este contexto, ¿qué potencia tiene esta liga?

RM- Ellos están creciendo mucho y se nota que de acá a unos años van a tener una liga linda. Nosotros vivíamos en la capital, pero el club nuestro estaba preparando el predio en otro lugar. Estaban armando una cancha, un estadio para entrenamientos, pero sin dudas le falta entre 10 o 15 años para ser una buena liga.

SA- ¿Por qué se volvieron a Argentina?

RM- Estuvimos un tiempo allá disfrutando y en octubre nos volvimos porque queríamos ver a nuestra familia. Al otro año no pudimos arreglar por un tema de papeles y el país no estaba muy bien que digamos por lo que se complicaba la llegada de extranjeros. Este año habíamos hecho contacto para volver ya que el club se mantuvo en Primera División y tienen muchas ganas de entrar a la Copa de Asia, pero con esto del coronavirus no se pudo dar nada. Mientras tanto seguiré entrenando y veré si se puede volver a dar.



SA- ¿Teniendo en cuenta el nivel que demostraste preferís jugar en Timor o en un equipo de Argentina?

RM- Me gustaría jugar en esa liga más tiempo. Asia es un lugar que si rendís bien después vas a tener muchas posibilidades para seguir tu carrera en otro lado. Nosotros (junto con Altamira) cometimos el error de volvernos en vez de quedarnos allá. El tema económico tampoco daba para quedarse allá, pero me encantaría volver al país a jugar de nuevo y tener la posibilidad de salir campeón de nuevo ya que sería hermoso porque hicimos historia en el club, porque salimos campeones por primera vez. También ascendimos por primera vez y sería un gusto volver a jugar ahí.

SA- ¿Qué recomendación le das a un colega que quiera jugar en Timor Oriental?

RM- Al que quiera venir le digo que sí lo haga, que se anime. La verdad es que va a ser muy duro porque las exigencias son fuertes y futbolísticamente por ahí te exigen hasta en exceso. Hay que animarse porque es una experiencia hermosa que te hace crecer como futbolista y eso de tener que jugar con esa exigencia todo el tiempo te hace que crezcas vos mismo mentalmente. Te hace hasta tomar otras decisiones en lo que es manejar un grupo, sin dudas los que puedan que se animen y lo hagan.



comentarios

notasanteriores