“En Bahrein, no te podes duchar desnudo en el vestuario”

Cristian Toncheff

Publicada: 01/08/2020 00:00:00


El fútbol es mucho más que un deporte, el fútbol es pasión y es un fenómeno cultural que no tiene explicaciones. No solo que el idioma del fútbol permite unir diferentes civilizaciones, sino que también permite abrir puertas a otros países y llegar a jugar en lugares inalcanzables.

Este es el caso de Cristian Toncheff, futbolista que se desempeña en el exterior hace más de una década. El delantero, quien tuvo pasos por Colegiales y Morón, es el único argentino que jugó en la Liga de Bahrein y es el protagonista de esta semana en #AscensoDeExportación.

Solo Ascenso- ¿Cómo fue tu llegada a un país como Bahrein?

Cristian Toncheff- Se dio desde la confianza que depositó en mí el que había sido director deportivo mío en Gibraltar en Europa FC. Me propuso ir ya que él estaba trabajando allí.

SA- ¿Qué fue lo primero que se te pasó por la cabeza cuando llegaste?

CT- Lo primero que vino a mi cabeza fue mi tierra, Sáenz Peña, Chaco. Mi barrio Puerta del Sol, y los momentos en los que soñaba ser futbolista profesional.

SA- ¿Cómo fue la adaptación humana y deportiva?

CT- Para mí personalmente fue bastante rápida y buena, a diferencia de mi esposa, la cual fue un poco más lenta. Deportivamente y humana fueron casi en paralelos, ya que mi objetivo era aceptar culturas de vida diferentes y así mismo futbolísticas. Pero bastante buena, es así que a día de hoy tengo muchas relaciones allí. Creo que desde la aceptación pude adoptar y aprender muchas cosas en el fútbol y en la vida a diario.



SA- Con el tema religión y cultura, ¿cuánto te costó adaptarte?

CT- Aceptando y respetando me adapté rápido. Comprendí que son personas viviendo una manera de vida diferente a la mía, pero que al fin y al cabo somos seres humanos en una constante búsqueda de fe o equilibrio emocional.

SA- Me imagino que debe ser difícil llegar a un país con una cultura tan diferente a todas las que estuviste

CT- Sí, es difícil porque es un estilo de vida diferente, pero realmente conmigo fueron muy respetuosos y al cabo del tiempo esa convivencia se hace más cómoda.

SA- ¿Cómo era tu día a día en Bahrein y cómo te la arreglabas con la comida?

CT- El día a día era familiar. En un país de diferente cultura, lo primero fue el apoyo el uno al otro como familia, esposa e hija, además de frecuentar lugares de interés turísticos, museos, playas, lugares emblemáticos y también con el tiempo a pasar momentos con amigos que se fueron dando allí. Nos comunicamos con el inglés, y para la comida lo más parecido que hacíamos era en las juntadas con colegas y amigos brasileros que se hacían algo de carne a la parrilla, o si no era comer cosas típicas del lugar, como comida libanesa, turca, India. Algo típico que recordamos a menudo es el Karak con Chapati. El Karak es una especie de té negro con leche y el Chapati es una especie de panqueque, pero es una masa finita salada con un tipo de queso untable típico de ellos. Ambos son calentitos.

SA- ¿Tenés alguna anécdota en el país?

CT- El primer día de entrenamiento fui a ducharme como Dios me trajo al mundo, y sentí un run run, y lo primero que hice fue mirarme el miembro genital (risas). Pero no, estaba todo bien. Era que no se podía duchar así en frente de ellos, ya que su religión no permite enseñar partes íntimas, solo puede hacerlo en frente de ellos pero con calzoncillos.



SA- A nivel calidad de vida y deportivo, ¿se puede comparar a la Argentina?

CT- Convengamos que las comparaciones son odiosas, pero obviando esto debo decir que en calidad de vida nada tiene que ver. Y deportivamente diferente, ya que jugábamos en tres estadios toda la liga y copa, y en estas tres hay veces que haces de local y otras de visitante. Y no hay insultos, o quizás yo no los entendía.

SA- ¿Cuál es el recuerdo que tenés de Bahrein?

CT- Recuerdos hay varios, como las personas, el clima, el país en sí, levantado estructuralmente de un desierto. Y deportivamente el día que el club Bahrain Sport le gana después de 30 años al club más popular de allí, Muharraq club con dos goles míos en el Estadio Nacional. Fue 2-1.

SA- Hace mucho estás en el exterior, ¿extrañas Argentina?

CT- El 20 de julio se cumplió exactamente 13 años de que me fui de Argentina. Se extraña la familia y amigos, y también los paseos por los lugares donde habitualmente andaba. Mi tierra Chaco, Buenos Aires, Corrientes.

SA- ¿Pensás en algún momento volver al país?

CT- Solo me plantee fugazmente retornar cuando el primer club al que vine dejó de pagarnos los últimos dos meses, pero fue rápido porque pensé que eso no iba a detener ir a por mis sueños. Pero luego de superar eso fue todo muy progresivo y positivo. Hoy tengo familia aquí y no me planteo retornar a día de hoy, mañana no lo sé.

SA- Sos el único argentino que jugó en Bahrein debe ser un gran hito personal…

CT- Si, en aquella etapa eran muchos brasileños, algunos africanos y yo era el único argentino. Realmente uno mira hacia atrás y siente orgullo y realización.

SA- ¿Qué consejo le darías a un futbolista que se quiere ir a jugar a esta liga exótica?

No sé si consejo, pero sí les quiero transmitir el esfuerzo por lograr lo que cada uno se propone o determinar, cómo soñar, y la perseverancia los conducirá a su debido tiempo donde pretendan ir. Y que cada aventura en países exóticos deja cosas inolvidables e impagables.


comentarios

notasanteriores