Opinión

lunes 10 de septiembre de 2018

Un sueño de Primera

Leonel Giralda

Las palabras de Bernardo Grobocopatel siempre son contundentes, y más aún cuando se trata del deporte más pasional en una Ciudad que mantiene un fuerte arraigo y gran sentido de pertenencia. En tan sólo un lustro pudo llevar al Club Agropecuario Argentino a la Primera B Nacional y así logró cumplir el deseo de toda su familia.

Esta vez, dos años después, las ilusiones continúan con la misma tónica pero la vara se elevó de forma considerable: el principal anhelo es dar el salto definitivo a la máxima divisional del fútbol argentino.

Claro que el camino no es sencillo. En medio de ese vertiginoso campeonato de la B Nacional suele haber altibajos, rendimientos poco equilibrados e intermitencias en cuanto al desarrollo del juego. Y lo que no es menor, cifras para nada despreciables: 25 fechas, 12 localías en Casares y otros 24 clubes que intentarán luchar bajo el mismo objetivo.

El torneo pasado el conjunto Sojero comenzó de buena forma, logró tomar la cima en tres oportunidades pero luego su rendimiento disminuyó y pudo ingresar al Reducido en el último puesto. Tras ello eliminó a Almagro, accedió a Semifinales y luego fue eliminado tras caer ante San Martín de Tucumán, elenco que terminó ascendiendo.

Sin embargo, ese plantel contó con varios jugadores experimentados y con gran trayectoria en el fútbol grande: Fabián Assmann, Mauricio Romero, Andrés Alderete, Jonathan Blanco, Diego Lagos, Facundo Parra y Cristian Llama, sumado a los futbolistas con sentido de pertenencia a la institución que venían de ascender del Torneo Federal A.

Pero para este mercado de pases la ilusión de Bernardo Grobocopatel no quedó en una excepción. Llegaron Emanuel Trípodi, Emiliano Tellechea, Gonzalo Klusener, Mariano Fernández (regresó al club), Nicolás Talpone, Ezequiel Parnisari y Federico Rosso, entre otros. Sin dudas muchos apellidos reconocidos en el mundo futbolístico y de largo recorrido en clubes de jerarquía en la elite de la escala de categorías.

Las dos primeras fechas fueron con victoria para el cuerpo técnico comandado por Sebastián Saja, que fue elegido para acompañar un proyecto de club con apenas siete años pero con un desenfrenado avance en todos sus aspectos.

“El trabajo a largo plazo siempre se produce de abajo hacia arriba, pero está claro que el efecto contagio se produce de arriba hacia abajo”, declaró el ex arquero de Racing en plena preparación del equipo durante la etapa previa al certamen.

Agropecuario tiene la idea fija, no se aparta de sus convicciones y también aspira a jugar en la principal división del fútbol argentino. ¿Podrá cumplir su máximo anhelo? Por lo pronto, en ese rubro, tiene historias para contar…

comentarios

columnasanteriores

másleídas

Lo mas leído de la semana