Primera Nacional | ATLANTA

Una noche de locos

El Bohemio igualó 1-1 con Temperley gracias al gol del debutante Olivera, mientras Tecilla defendía el arco por la expulsión de Rago. Villa Crespo sigue puntero a puro coraje.

Publicada: 26/11/2019 23:45:08

Lecturas: 10756

+ Ficha del Partido

Atlanta recibía Temperley en una noche complicada: un triunfo lo colocaba en la cima a cinco puntos de sus seguidores, pero una derrota significaba que el Celeste lo iba a acompañar en la punta del torneo. Además, Orfila no contaba con dos jugadores claves, Pedrozo y Valdez Chamorro, ambos suspendidos.

El Gasolero llegaba con una buena racha que lo había hecho ascender varios puestos en las últimas semanas y ese envión anímico lo trasladó la cancha: en la primera que tuvo, a los 16 minutos, se puso en ventaja con un rebote a la salida de un córner que capturó de volea Lucas Bandulciel y la clavó abajo en el palo derecho.

El Bohemio durante el primer tiempo no pudo crear, no llegó a generarle riesgo a una visita que estuvo más cerca de convertir el segundo que de recibir la igualdad. El panorama era preocupante, porque el local no exhibía una reacción sino que parecía perdido, falto de ideas y de creación. Los dos suspendidos se extrañaban horrores.

En el entretiempo, Orfila sacó a un Marcos Astina inconexo, que no pareciera entender la idea de juego del equipo, y mandó a la cancha al Pony Oyola, quién le cambió la cara y generó las primeras claras del Bohemio en el comienzo del segundo tiempo. Pero el gol no llegaba y el Chano agotó variantes con los ingresos de Marinucci y el debutante Olivera por Mazzantti y Leonardo Flores.

Es que faltaban más de 20 minutos y Atlanta no generaba en el medio y se dedicaba a lanzar centros. Por eso el DT puso dos puntas por afuera y otros dos en el área, para que si de tirar centros se trataba, hubiera más de una referencia. Temperley seguía al pie de la letra su libreto: dejar pasar los minutos, hacer tiempo y buscar una escapada en una contra para liquidarlo. Algo que casi consigue en más de una oportunidad.

En una de esas corridas, Gonzalo Asís llegó enfrentarse con Rago, pero el arquero le ganó el duelo, y llegó a capturar el rebote, mientras el jugador del Celeste se quedaba tirado en el piso reclamando un golpe. La jugada siguió, pero el golero Bohemio fue a intentar levantarlo, para que no se frenara el juego, y se trenzaron en una discusión que terminó con el llamado del línea para que ambos vieran la roja.

Atlanta no tenía cambios, por lo que Nahuel Tecilla se hizo cargo del arco. El Bohemio tenía a Previtali jugando de central con Ochoa y Alan Pérez. Ochoa Giménez y Talpone armaban el doble cinco, y cuatro hombres de ataque buscaban la igualdad. Pero a falta de 4, Olivera peleó un pelotazo frontal, aprovechó que el central se durmió ante la salida del arquero, y la punteó justo, para que mansita la pelota se metiera en el arco descubierto.

A puro coraje, el Bohemio empataba un partido con el gol de un juvenil que debutaba esa misma noche y con un central en el arco. Se jugaron casi 10 minutos más, contando el descuento, y el local tuvo una, con un cabezazo de Marinucci que se fue abierto. Tecilla no sufrió ataques concretos y el encuentro murió sin más sobresaltos.

Terminó siendo un empate que se festejó como una victoria en Villa Crespo, no sólo por el contexto en el que se dio, sino también porque le permite seguir siendo puntero en soledad, sacar un punto más de ventaja con respecto a los que vienen atrás, y asegurarse terminar el año como líder. Para no estar acompañado en ese rol, deberá no caer en su próximo encuentro, el último del 2019, como visitante de Platense, uno de los escoltas.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas