Primera C | CENTRAL CORDOBA (ROSARIO)

No pudo ser

El Charrúa cayó por 2-0 en su visita a Sportivo Las Parejas, y de ese modo perdió la final de la Copa Santa Fe por un global de 4-2. A Lucas Lazo le atajaron un penal.

Publicada: 13/11/2019 22:55:37

Lecturas: 798

Central Córdoba visitaba a Sportivo Las Parejas con la ilusión de lograr el título de la Copa Santa Fe. Para eso, debía ganar, o empatar e imponerse en los penales, ya que el 2-2 en la ida había dejado todo por resolver. Sin embargo, fue superado por el elenco del Federal A, que le ganó justamente por 2-0, y selló la serie con el título para el Lobo.

El Charrúa no salió a defenderse, sino que aunque buscó poblar más el mediocampo, lo hizo con vocación ofensiva. Sin embargo, el local fue el primero en golpear, minutos antes de los 20, con una guapeada de Guillermo Salvatierra, quien le peleó a Esquivel, le ganó, y luego se estiró al suelo para puntear la pelota ante la salida de Matías Giroldi. Con el 1-0, la gente deliraba en la Fortaleza del Lobo.

Central Córdoba reaccionó, y poco a poco empezó a llegar con peligro. Hasta que le llegó la más clara, el penal por una mano tras un disparo de Tedesco. Lucas Lazo se hizo cargo, igual que en la ida, pero esta vez no pudo batir a Alejandro Rébora, quien lo aguantó hasta último momento y terminó adivinando la intención del volante de colocar la pelota. Tras ese fallo, el Azul se pinchó, y terminó yéndose 1-0 abajo gracias a las reacciones de Giroldi, que tuvo que trabajar para ahogar un par de mano a manos.

Esa ventaja que podría haber sacado el Lobo en el cierre de la primera etapa, la terminó capitalizando en el comienzo de la segunda, con otra guapedada de Salvatierra, que esta vez definió con clase, picando la pelota ante el intento de salida de Giroldi. Golazo anímico para el local, que liquidó el juego rápido.

Faltaba mucho y el marcador no era tan abultado, pero la diferencia en la cancha sí. Las Parejas era superior en lo futbolístico y en lo físico, siempre llegaba un paso antes y no lo dejó jugar al Charrúa en el complemento. El Tati buscó el gol poniendo a Lucio Cereseto, pero no había caso: la pelota no llegaba.

Los minutos se consumieron y el juego terminó con el local más cerca del tercero que los rosarinos del descuento. Fue el final de una ilusión que no pudo ser para el Azul, que de todos modos debe mirar para atrás con el pecho inflado por lo logrado, alcanzando por primera vez la final de la Copa Santa Fe y dejando en el camino a rivales como Rosario Central.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas