Primera Nacional | ATLANTA

La decisión del Capitán

Nicolás Cherro, emblema del ascenso del Bohemio, publicó una carta en su cuenta de Facebook contando qué será de su futuro. “Me siento muy exitoso y orgulloso”, afirmó.

Publicada: 11/07/2019 10:37:36

Lecturas: 1180

Pasó un tiempo largo desde aquel 6 de mayo en que Acassuso perdía con Almirante Brown y decretaba el ascenso de Atlanta a la B Nacional. Pasó, también, un tiempo importante desde que Alejandro Orfila tuvo que decidir quién seguía y quién no en el plantel, y le comunicó a Nicolás Cherro que, pese a haber sido el capitán durante gran parte del campeonato, no sería tenido en cuenta para jugar la próxima temporada.

El defensor, en su momento, sacó a la luz una carta para agradecerle a los hinchas el apoyo y el cariño, y despedirse, por segunda vez, del club que lo vio nacer. Pero luego de pensarlo y analizarlo bien, Nicolás Cherro decidió tomar una decisión más radical: retirarse de la práctica profesional de fútbol. El central de 32 años publicó en su Facebook un descargo de despedida, repasando los momentos más lindos de su carrera.

Nicolás Cherro será recordado en Atlanta como el hombre que le dio dos ascensos en menos de una década. Y, como si faltara algo más, surgió en el club y demostró el amor que sentía por Villa Crespo en más de una ocasión. Para muestra basta un botón, y el llanto luego del triunfo ante CADU fue, quizá, el símbolo más claro de lo que el central sentía. Pero más allá de lo que pase con el club, el Capitán se ganó el corazón de mucha gente dentro y fuera de la cancha en cada club que jugó. Su personalidad logró eclipsar sus aptitudes con la pelota, y probablemente sea más recordado, por hinchas y colegas, por su generosidad y humildad que por otra cosa.

La carta de Nicolás Cherro:

Hoy quiero compartir con aquellos que me quieren y acompañaron en esta carrera como jugador de futbol profesional, la decisión de finalizar esta etapa. Si bien son sensaciones encontradas porque desde que recuerdo estoy ligado a este deporte, que con el correr de los años de mi adolescencia se fue convirtiendo en mi profesión, siento que tanto mis energías como la búsqueda de nuevos desafíos me llevan a tomar esta decisión. Esta profesión ha sido para mí una forma de vida, en donde no solo había que aportar el físico, sino también la mente y el espíritu.

Durante este camino se me presentaron desafíos, muchos ligados a mi físico, que tal vez en un comienzo no los imaginaba, y se fueron presentando con el correr del tiempo, estos permitieron desarrollar actitudes y aptitudes para poder afrontarlos, que, con mucho esfuerzo, trabajo, dedicación, perseverancia y creo que mucho amor propio los pude sortear. Siempre con el anhelo de lograr ser “exitoso” en el futbol. Pero la palabra éxito es demasiado amplia y creo que en muchos casos injusta. Yo me siento exitoso y muy orgulloso de lo mucho o poco que para el afuera conseguí, pero para mí fueron logros importantes. Siempre me consideré un tipo afortunado y un privilegiado por disponer de posibilidades para hacer lo que siempre quise, todo ese camino recorrido me permitió tener una historia que contar, de los equipos en los que jugué, de los estadios que conocí, las historias de partidos que viví, y los goles importantes que pude marcar, todo ciclo en un club tiene su particularidad y eso seguramente extrañaré.

Por supuesto tuve alegrías, tuve tristezas, tuve logros deportivos, pude conocer lugares increíbles y por sobre todo conocí personas con las que compartí momentos que me ayudaron a formar mi camino y que les estaré siempre agradecido por haber aportado su sello a mi historia personal y profesional. Me siento tranquilo con la decisión que estoy tomando porque cada etapa que transité la afronté con convicción, fuí un afortunado de haber podido vivir de esta profesión y para esta profesión tantos años. Sintiendo que el logro que conseguí este último año con el Club Atlético Atlanta, habiendo ascendido al Nacional B, siendo el capitán, participando de forma activa en el logro del objetivo, y pudiendo vivir el último partido con la familia y muchas personas queridas ese festejo, es el broche final de esta etapa.

Creo que la pregunta que la mayoría de ustedes se pueden estar haciendo y es la misma que yo me hago, sería: “y ahora que vas a hacer?” Buena pregunta… no tengo una respuesta concreta, solo sé que por suerte paralelamente a mi carrera deportiva me recibí de Licenciado en Administración de Empresas, e hice una Diplomatura en Gestión Deportiva, que sin duda son herramientas que me han generado una apertura en cuanto al conocimiento, que espero me sirvan junto a mi experiencia y mis ganas para poder seguir ligado al ámbito deportivo, pues considero que hay mucho por desarrollar aún en las Instituciones Deportivas.

En todo camino siempre hay personas que sin ellas nada hubiera sido posible, en primer lugar a mi compañera de ruta Nil que desde que me conoció, entendió que ésta profesión no era para nada fácil, pero, se dio cuenta lo mucho que me importa y todo lo que trabajé para disfrutarla, y ella sin dudas fue un puntapié importante en el último tramo de mi vida. A mi familia: a Adri, Hector, Gladys Tavo, Pachi, Herni, Lauti, Nahui, Caro, Juli, Gabi y Jime, que me acompañaron desde el primer segundo que emprendí esta aventura y sé que para cualquier destino que encare, ellos siempre estarán a mi lado. A todos mis amigos, y seres queridos que me acompañaron desde lejos o desde la tribuna viéndome hacer lo que amé, amo y amaré por siempre.

Por último quiero agradecer al fútbol que es el protagonista de mi historia y a todos los partícipes de ella, desde Ariel mi representante y amigo; pasando por los clubes y sus dirigentes que me abrieron sus puertas y confiaron en mí; a los clubes que se acercaron en este mercado de pases y quisieron contar conmigo y comprendieron y respetaron mi decisión; a todas las personas que trabajan día a día para que nosotros, los futbolistas, podamos trabajar tranquilos; como así también a todos los compañeros que tuve a lo largo de mi carrera, que me permitieron construir lindas y perdurables amistades; a aquellas personas que me ayudaron a cuidar y recuperar mi físico, donde me costó, pero encontré profesionales idóneos de la salud con los cuales, forme también lindas amistades. Para finalizar, gracias al hincha del fútbol, que sin ellos nada de todo lo que uno vivió, hubiera sido posible.

Un fuerte abrazo para todos.

Nico Cherro

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas