Primera D | ARGENTINO (ROSARIO)

El drama de Braian Caraballo

Una lesión ligamentaria y una operación que nunca llegó. La historia del jugador de Argentino de Rosario al que se le niega una solución hace siete meses. Conocé su situación.

Publicada: 10/06/2019 14:03:26

Lecturas: 9012

A Braian Caraballo le dieron la espalda. Lleva siete meses con los ligamentos rotos. El 25 de noviembre de 2018, en el marco de la fecha 13 del torneo de la Primera D, Argentino de Rosario visitaba a Real Pilar. Caraballo comenzó como titular, en el lateral derecho de la defensa.

En aquel partido el que dio la espalda fue él, pero para cubrir la pelota. “Se estaba yendo para el córner la pelota y la estaba cubriendo para el saque de arco. Ahí es cuando el delantero de ellos empieza a empujarme, ahí es cuando quiero frenar y la rodilla se me va para adelante. Quedé afuera de la cancha gritando del dolor. La jugada siguió y terminó en gol” relata Caraballo, en exclusiva con Solo Ascenso.

El delantero Diego Crego de Real Pilar, a los 35 minutos del primer tiempo, marcó el único gol de ese partido. Todo era festejo. Bruno Pintos reemplazó a Caraballo, quién esperó una atención médica que nunca llegó. “Fui al banco de suplentes como pude. El preparador físico me puso hielo, porque no llevamos médico a Buenos Aires. El médico de Pilar no vino a verme. Terminó el primer tiempo, fuimos al vestuario y luego se fueron todos a ver el partido. Me duché como pude y quedé solo. Cuando terminó todo, recién ahí vino el médico, le comenté que me había roto y me dijo que si sentía eso era segura la lesión”.

“Ni me llevaron en ambulancia a un hospital de la zona. Volvimos a Rosario en un mini bus. Estaba con mucho dolor, y era muy incómodo el transporte, no tenía lugar para apoyar bien la pierna. Cuando llegamos un compañero me alcanzó hasta casa, esperé que alguien del club se comunique conmigo, pero no” sostuvo Caraballo.

Braian Samuel Caraballo tiene 22 años. Ni él, ni su familia tiene obra social. El resultado de esa jugada desafortunada le provocó la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Él se dio cuenta de inmediato de la gravedad. El presagio fue consecuencia de otra lesión ligamentaria que tuvo en el pasado, pero en su rodilla derecha.


Finalmente, después de unos días donde el dolor se acrecentaba y la movilidad empezaba a reducirse, llegó la voz del presidente Daniel Mariatti en un llamado. “Me explicó cómo iba a ser mi contrato de ahora en más, ni me preguntó como estaba, ni se preocupó”. Caraballo no lo conoce en persona a Mariatti, solamente reconoce su voz.

La única ayuda para él fue la de Marcelo Vaquero, entrenador de Argentino de Rosario. “Me habló para ayudarme e iba a buscar un turno para que vea a un traumatólogo, de apellido Astore, un amigo de él que le da una ayuda al club pero que no tenía nada firmado. Fui a verlo y me contó que tenía el ligamento roto. Tenía que hacerme una resonancia, pero cuando le dije que no tenía obra social me dijo que tenía que hablar con el club”.

24 días después de la lesión llegó la resonancia en un hospital público (Provincial del Centenario). En el medio, Caraballo se encontraba postrado en su casa. No tener obra social lo condenó al ostracismo. Una operación de la magnitud que necesitaba en un ente público postergaría la solución muchos meses más.

El único contacto que conservaba era el de un dirigente, a quién llamó el 15 de febrero de 2019. “Me dijo que a mediados de marzo me iban a operar con el doctor Astore. Llegado a ese mes le volví a mandar mensaje y me dijeron que estaban de paro en el hospital. Dos días después la anestesista estaba de vacaciones. Así me tuvieron hasta el 27 de ese mes, que me contaron que la operación ronda entre los 80 y 100 mil pesos y que tratarían de encontrarme una solución para afrontar los gastos”.

En abril viajó a Buenos Aires. Todo se convirtió en una pesadilla. El próximo destino era la AFA, para luego dirigirse a Futbolistas Argentinos Agremiados. “Me vio el médico de ahí y me comentó lo que ya sabía de mi lesión. Me comentó el monto que saldría mi operación y acto seguido me dio un permiso para que lo firme Argentino de Rosario y con eso ya se encaminaría todo”.

A Braian Caraballo le dieron la espalda. Desde Rosario le indicaron que debido a una deuda que tiene el club con la AFA que data del año 2000, no van a firmarle el permiso. Todo es incertidumbre para él. El fútbol del ascenso tiene muchas historias para contar, varias de ellas como la de Caraballo, que seguirá esperando una resolución para seguir con su sueño de ser futbolista.


Federico Marín

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas