Primera B | ALMIRANTE BROWN

Orgullo de pueblo, garra y corazón

La Fragata festeja su aniversario 98 y en su cumpleaños, no te pierdas esta nota especial con los momentos importantes de una de las instituciones más populares del ascenso.

Publicada: 17/01/2020 18:42:10

Lecturas: 3438

Reunidos en la casa de la familia Deverech, en el centro de la localidad de San Justo, un grupo de jóvenes que deseaba tener un establecimiento donde poder practicar deportes comenzó a gestar la fundación de una nueva institución. Así fue como un 17 de enero de 1922 en el hogar de quien fue el primer presidente, Don Segundo Boragno, se creó el Centro Atlético y Recreativo Almirante Brown.

Para poder realizar el sueño de la fundación de un nuevo club aquellos jóvenes contaron con el apoyo de una entidad antecesora, el Almirante Brown Athletic Club, que se había creado años antes y alcanzó a participar en la sección D de la Tercera División de la Asociación Argentina de Football. Como agradecimiento, la institución naciente mantuvo el nombre y los colores del Athletic, que jugaba sus partidos con unas camisetas de rayas verticales amarillas y negras.



Justamente con los colores originarios del club antecesor, hay dos versiones. La primera trata de que las camisetas en principio eran blancas, pero que en una ocasión el equipo debió disputar un partido de fútbol y el encargado de comprar las indumentarias solamente consiguió juegos completos de un club uruguayo, el Central Uruguay Railway Cricket Club, que tiempo después cambió su nombre a Club Atlético Peñarol de la ciudad de Montevideo. La segunda versión narra que el amarillo y negro se lo debe a los colores de la barrera del ferrocarril en San Justo, cerca de donde la entidad tenía un campo de deportes.

Lo cierto es que para 1929 la institución de San Justo comenzó a participar de la Asociación Amateur de Fútbol Argentino, en la Tercera División de la Liga Amateur donde en ese mismo año se quedó con el título. Con Santos Boragno como principal figura, en la siguiente temporada el club quedó a un paso del ascenso a la Primera A al caer en la final ante Albión. En 1934, con la reestructuración de AFA dejó la afiliación y comenzó a jugar Ligas Independiente de La Matanza.



Luego de algunos años sin actividad, la vida del Almirante comenzó a tener vuelo otra vez en la década del 40. En esos años además de los éxitos deportivos en la Liga, la institución compró unos terrenos ubicados en la Calle Entre Ríos en el corazón de San Justo, donde arrancó con la edificación de su actual sede que se inauguró en 1952. Por esos tiempos llegó uno de los hombres más importantes de la historia del club, Don Luis Mendoza, clave en el crecimiento y regreso de la Fragata a AFA.

Para la temporada de 1956, con la gestión de Don Mendoza, Almirante tomó la plaza vacante que dejó el Deportivo San Justo y arrancó de manera definitiva su participación en torneos de AFA. Esa misma temporada se coronó campeón de la Tercera División y logró el ascenso a la actual Primera C. Para esa época, la Fragata recibió de la firma Rossi Hnos. unos terrenos ubicados entre las calles Matheu y Almafuerte, donde colocó el alambrado olímpico y en junio del 56 tuvo su primer estadio.



Almirante se mantuvo en la Primera C hasta 1965, año en el que logró el ascenso a la Primera B. El equipo que contó con la figura y goleador máximo de la institución Roberto Migliore, tío de Pablo que luego fue arquero del club, sumó 54 puntos y dejó en el segundo puesto a Estudiantes de Buenos Aires para avanzar una categoría más. También durante la década del 60 el Mirasol tuvo hechos importantes en su historia. En 1967 se modificó el estatuto y dejó el viejo nombre para llamarse como en la actualidad, Club Almirante Brown. Además, el Presidente Arturo Illia en el comunicado que se plasmó con la Ley Nº 16.649 donó a la institución un predio de 12 hectáreas ubicado en la localidad de Isidro Casanova. En 1968 se colocó la piedra fundamental para la construcción de la nueva cancha y en 1969 se inauguró en un encuentro frente a San Telmo. Años después se lo bautizó como Estadio Fragata Presidente Sarmiento.

En los años 70 la institución quedó por primera vez cerca de concretar un viejo anhelo, llegar a la Primera División. En la temporada de 1972 el equipo terminó en el segundo puesto de la Primera B, siendo subcampeón en una de las mejores campañas del club en la categoría. Ya en 1982 logró una de las grandes hazañas de la era moderna al vencer al Club San Lorenzo en cancha de Vélez por 2-0 con goles de Héctor Rivoira y Adrián Márquez.



Con la reestructuración de los torneos de AFA y la nueva B Nacional en 1986, Almirante Brown quedó en la B Metropolitana pero no por mucho tiempo ya que un año más tarde ganó el reducido dejando en el camino a Estudiantes de San Luis, Grupo Universitario de Tandil y Villa Dálmine. La temporada de 1991/1992 volvió a negarle el ascenso a Primera al club. Tras una gran campaña con partidos memorables como el 4-4 frente a Lanús, la Fragata llegó a la final por el segundo ascenso que definió ante San Martín de Tucumán. Allí, la historia conocida, 0-1 en Tucumán y 1-1 en Casanova con el gol olímpico de los Cirujas que dejó a la Fragata sin nada.

Por primera vez en su historia, el conjunto de La Matanza perdió la categoría en 1998 y debió jugar en la Primera B nuevamente hasta la temporada 2007. De la mano del técnico más ganador de la historia del club, Blas Giunta, Almirante regresó a la B Nacional. En Rosario frente a Central Córdoba se coronó campeón del Clausura y luego venció a Estudiantes de Buenos Aires en una final recordada por los hechos lamentables, que se inició en cancha de Racing y se terminó días después en Junín, sin público. Aquel equipo contó con figuras como Federico Maraschi, autor del histórico gol ante el Deportivo Morón en el clásico del Oeste, Carlos Zavaleta, Emanuel Perea, Sergio Meza Sánchez, Walter Díaz, Alejandro Orfila, Sebastián Penco, Cristian Campestrini y el recordado Gonzalo Peralta.





Con menos 18 puntos inició la temporada de Almirante en la B Nacional, por decisión del Tribunal de Disciplina luego de los hechos de violencia en la final ante el Pincha. En lo que parecía un descenso condenado, el equipo de Giunta ilusionó con una remontada histórica que le permitió al club llegar a la última fecha del certamen con chances de mantener la categoría. El empate frente a Chacarita como local, decretó el descenso del Mirasol que de no ser por el descuento de unidades, hubiese jugado la promoción por el ascenso a Primera División.

Pero el fútbol le dio revancha a Almirante y unos años después, en el 2010, generó otra remontada histórica. Tras estar 15 puntos por debajo, en la última fecha le ganó el campeonato a Sarmiento de Junín y se coronó campeón para volver a la B Nacional. Otra vez con Blas Giunta como comandante y Juan Antonio Echeverría como presidente, aquel equipo de Román Díaz, el Pipi José Luis García, Federico León, César Monasterio, Gabriel Gandarillas, Rubén Darío Ferrer, Jesús Nievas y Daniel Bazán Vera, entre otros, quedó en la historia grande del club. Lo curioso, en esa temporada Almirante estuvo puntero solamente unos minutos, desde el gol de Bazán Vera para el 2-1 frente Atlanta en el día de la definición.



En su travesía por la B Nacional Almirante cosechó triunfos memorables frente a Rosario Central en Arroyito y en Casanova, y ante Talleres de Córdoba. En el 2011 el Fragata se vistió de gala y recibió a River Plate con el que empató 1-1, en un encuentro recordado por el gol de los hinchas. La empujó Diego Cisterna o Daniel Vega, ambos se lo adjudicaron, pero lo gritó todo el estadio en un partido que entre tantas cosas, dejó la frase del entrenador Millonario Matías Almeida que dijo “dejaron el pasto alto para que no podamos jugar”.

Unos años después fue Independiente el que pisó suelo del Fragata Sarmiento y el Mirasol se impuso por 1-0, con una volea inolvidable de Federico Carballo. Además, en la segunda rueda en el Libertadores de América de Avellaneda el Rojo no pudo ante Almirante Brown y empataron 1-1, con gol de Tobías Figueroa para los de La Matanza.



Después de una temporada para el olvido, Almirante Brown perdió la categoría en el 2014 y cayó a la Primera B Metropolitana nuevamente donde se encuentra en la actualidad. Además de fútbol y un campo deportivo de elite, e instalaciones recreativas para sus socios, el Mirasol ofrece entre sus actividades tenis, hockey, básquet, boxeo y patín artístico, entre otras. El club tiene representantes a nivel mundial como el reconocido boxeador Brian Castaño que se coronó campeón del mundo en la categoría superwelter en el 2016, y la patinadora Carla Maradei, ganadora de campeonatos a nivel nacional e internacional.

“La hinchada se agita en grito vibrante, arriba Almirante, dale dale Brown. Jornadas heroicas de bravos varones, orgullo de pueblo, garra y corazón”, dice el himno del club con letra de Erasmo Martínez y voz de Horacio Lapponi de 1958. Historia de un gigante dormido, que necesita despertar y de a poco lo va haciendo porque este 2019 último se consagró campeón del Apertura de la Primera B por lo que jugará una final por el ascenso a la Primera Nacional. ¡Feliz cumpleaños, Almirante Brown. Que los 98 años se vengan con otra alegría!


Solo Ascenso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas