“Haría un viaje relámpago a Argentina por las facturas”

Matías Coloca

Publicada: 03/10/2019 00:00:00


Matías Coloca es un arquero argentino que se encuentra jugando en la Segunda División de El Salvador, más precisamente, en el AD Juayua. Durante los años 2011-2013, el arquero defendió los colores de Villa San Carlos, en donde consiguió el ascenso a la B Nacional (actualmente conocida como Primera Nacional) y en la temporada 2014-2015 salió campeón con Sportivo Las Parejas del Federal B.

El guardameta de 34 años dialogó en exclusiva con Solo Ascenso y es el protagonista de la semana de #AscensoDeExportación.

SA- ¿Qué extrañas de Argentina? ¿Con quién vivís allá?

MC- Acá en El Salvador vivo con mi esposa, que vino un mes después que yo llegue al país, hace ya 3 años, con Marny, mi caniche que vino en el avión con ella y ahora nació mi hijo Tiziano Iker. Esta compañía hace que no se extrañe tanto a la Argentina. Obviamente que a mis abuelos, mis papás, mis hermanas, mi tía y mis amigos es lo que uno añora, pero hoy con la tecnología eso se hace más llevadero. Igualmente si tuviera que decirte algo que extraño y, por lo que haría un viaje relámpago a Argentina sería por las facturas. Acá tuvimos que aprender a cocinarlas nosotros con mi señora, y mucha torta frita con el mate. En este país hace mucho calor, así que no es que el clima ayude mucho para esas comidas, pero es un poco recordar cuando éramos chicos y sentarnos frente al televisor a mirar Cebollitas, Chiquititas y tomar mate con tortas fritas... O salir campeón y mirar como descendía Independiente mientras tomábamos mate con medialunas e imaginaba cómo iba a ser jugar ante semejante equipo, cuando atajé en Villa San Carlos.

SA- ¿Cómo fue tu adaptación al fútbol salvadoreño?

MC- Mi adaptación al fútbol salvadoreño no fue fácil. Al principio me costaron las costumbres de acá, las canchas, el clima. Pero por suerte, pasaron tres, cuatro partidos, me acomodé y por suerte ahora ya estoy adaptado totalmente.

SA- ¿Qué diferencias notas entre el fútbol de El Salvador y Argentina?

MC- Las mayores diferencias entre el fútbol de allá y el de acá, quizás se puedan ver en el ritmo futbolístico. En esta zona del planeta, el fútbol suele ser un poco más lento en parte por el clima y en parte porque a veces las canchas no están en su mejor estado y eso hace que se necesiten más de un toque. En cambio allá, la dinámica y el vértigo son la mayor virtud que hoy tiene el fútbol argentino.

SA- ¿Cómo son tus entrenamientos semanales en El Salvador?

MC- Mis entrenamientos son como mayoritariamente en todos lados, entrenamos a la mañana o a la tarde, dependiendo de la temperatura y, del partido del fin de semana. La mayoría de los equipos tienen preparador de porteros, entonces hay entrenamiento específico. La mayor diferencia se encuentra en que aquí en la pretemporada se hace doble turno todos los días, pero no se acostumbra a hacer durante la temporada regular. Por eso, generalmente, yo tengo mi propio preparador de porteros y a la tarde le meto un segundo turno de entrenamiento, aunque me tengo que rebuscar en dónde. Porque al ser un país chiquito, encontrar canchas libres e intentar pasar desapercibido no se hace fácil, así que a veces el entreno de la tarde casi que lo hago a la noche, cuando ya no hay mucho movimiento de gente.

El arquero inició su carrera deportiva en San Lorenzo, club en el que no pudo debutar. A partir de allí aterrizó en el ascenso y jugó en clubes como Deportivo Español, Almagro, Armenio. Pero conoció la gloria en Villa San Carlos, con Ricardo Rezza como entrenador, y en Sportivo Las Parejas. En ambos clubes logró coronarse campeón.

SA- ¿Cómo se te dio la posibilidad de llegar allá?

MC- Era un domingo al mediodía de diciembre, habíamos quedado eliminados en semis jugando para Achirense en el Federal B. Me llamó un representante, que venía manteniendo contacto con él porque tenía llegada a clubes de Centro América. Me dijo que había una posibilidad de un equipo en El Salvador. Yo había estado en la segunda de México (Estudiantes de Altamira) hacía un año y medio y sabía lo que era jugar en el extranjero. Él me comentó lo que era el país, la economía, los pros y los contras. Terminé el mate, hablé con mi señora, lo volví a llamar y le dije dale para adelante. Después de una semana me llamó y me dijo que a fines de diciembre viajaba y ahí me dio todos los detalles. El viaje se retrasó y termine llegando al país el 9 de enero del 2017 para jugar en CD FAS, y hoy casi tres años después, sigo en el país, pero hoy jugando en el AD Juayua.

SA- ¿Qué sensaciones te generan haber salido campeón en dos categorías diferentes del ascenso argentino?

MC- Las sensaciones de haber salido campeón con Villa San Carlos en la B Metropolitana y, con Sportivo las Parejas en el Federal B, son únicas. Te diría que es muy difícil expresarlas. Pero realmente es algo que no te olvidas nunca más en la vida. Sentís realmente que todo lo que trabajaste a lo largo de tu vida, todo el esfuerzo que hiciste, todos los sinsabores que te ocurrieron, ese día se recompensa todo. Te sentís Superman, es una satisfacción increíble. Lo importante es no creerse más que nadie y seguir trabajando para lograrlo una y otra vez. Por suerte en mi vida lo pude lograr dos veces y ojalá que pueda hacerlo algunas veces más.

Pero además de defender su arco, Coloca se defiende a través de un micrófono. Pese a estar en actividad, ejerce la función de periodista en una canal de televisión de El Salvadoy y opina sobre el fútbol de Honduras.

SA- ¿Cómo es tu experiencia de ser jugador y ejercer el periodismo en simultáneo?

MC- Siempre me gustó leer y estudiar. Tengo el título de DT oficial y también estudié periodismo general con orientación deportiva. Me gusta mucho coordinar las dos cosas, porque te da la posibilidad de analizar y hablar sin faltarle el respeto al colega, porque uno al estar ahí adentro tiene la suerte de saber o intuir lo que está sintiendo ese jugador en ese momento. Tengo en cuenta que el jugador es un ser humano y que quizás tiene algún problema extra futbolístico y eso le terminó influyendo en tal o cual partido. Esa es una ventaja que trato de tomar para mi lado y utilizarla en el programa. Igualmente yo juego en la Liga de El Salvador y el programa es sobre La Liga de Honduras. Así que no me toca opinar de jugadores que tengo que enfrentar o de propios compañeros. Y además, me ayuda muchísimo a aprender y conocer muchísimo más de las ligas de la zona.



SA- ¿Podés contar alguna anécdota que tengas en El Salvador?

MC- Anécdotas tengo un montón. Pero te puedo contar la siguiente, hace dos o tres fines de semana atrás, estábamos en el medio del partido y yo lo re cagaba a pedos a uno de los dos volantes de contención de mi equipo, porque íbamos ganando 2-1 y no corría. El tema es que termina el partido, nos separamos de todo el grupo y le pregunté porque no corría al final. Entonces ahí me cuenta que vivía con 10 familiares más, y que se levanta todos los días entre las 4 y las 5 de la mañana porque no tiene agua potable, entonces para bañarse y para beber agua tiene que caminar 200 metros solo de ida para llenar un balde, porque la tía que vive al lado de su casa le pone un candado a la canilla que le da agua potable, le pertenece y no se la presta. También, compañeros que trabajan en los muelles o playas pesqueras y se levantan tipo 4 de la mañana para llenar las lanchas con todo el pescado que se vende durante la mañana de ahí al entrenamiento y a la tarde, cuando llegan lo mismo. Son cosas que quizás en esta parte del planeta son como naturales, pero uno quizás acostumbrado al súper profesionalismo sudamericano al principio llama la atención. Ahora me rio y lo disfruto con ellos esas historias.

SA: ¿Seguís el ascenso de Argentina y a Villa San Carlos?

MC- Siempre miró el fútbol argentino, miro el ascenso, claro. Estoy muy al tanto de las campañas que hacen Villa San Carlos y también Sportivo Las Parejas, también sigo a determinados compañeros con los que he hecho una gran relación como a Juan Casarini que está en Armenio, o Carlitos Demaneses que estaba en Español y en San Telmo por ejemplo. Pero a estas dos instituciones las sigo siempre porque han marcado un antes y un después en mi carrera y además tuve la fortuna de haber salido campeón, algo que en el fútbol argentino no es tan fácil en ninguna categoría.

SA- Tuviste un hijo en El Salvador. ¿Esto condiciona tu vuelta a la Argentina?

MC- Tener un hijo me cambió la vida para siempre. La verdad es que en este país me han tratado muy bien, ahora lo tengo a Tiziano y claro que condiciona. De hecho, inicié el proceso de nacionalización en El Salvador, con la idea de poder quedarme a vivir en el país con él. En estos tres años, he hecho buenos amigos, me crucé con mucha gente solidaria que me ha ayudado. Con el nene aquí, más algunos proyectos que tengo en mi mente, algunos iniciados y otros esperando darle play, la verdad que nos encantaría con mi señora poder quedarnos a vivir en El Salvador. Por eso es que inicié el proceso de nacionalización y deseo con muchas fuerzas que me la otorguen para poder vivir tranquilos junto al Tizi, sin tener que hacer infinidades de trámites para cada cosa y porque además de todo eso, me brindaría mejores oportunidades de trabajo, lo que conllevaría mejores ingresos económicos y por lo tanto un mejor bienestar para la familia y una excelente etapa de crecimiento del bebé que ahora es lo primordial en la familia.


Entrevista: Matías Isaac

comentarios

notasanteriores