Ascenso de Exportación

Thursday 04 de April de 2019

“El idioma al principio fue complicado”

Lucas Vicentín



En un nuevo capítulo de Ascenso de Exportación, Solo Ascenso (SA) colocó su GPS con destino final en el viejo continente. Más precisamente llegamos hasta Berlín, Alemania, localidad ubicada al noroeste del país, con muchísima historia, culturas y una arquitectura envidiable. La ciudad capital alemana es una de las más pobladas de Europa Central.

El fútbol de Alemania, que cuenta con cuatro títulos mundiales a nivel selecciones y que Argentina sufrió bien de cerca, es uno de los más importantes del mundo y varios argentinos supieron triunfar en sus ligas. Allí se encuentra nuestro protagonista de la semana, Lucas Vicentín (LV), que actualmente es arquero del SSV Havelwinkel Warnau, de la 7ma Liga alemana y que a nivel local, sería similar con un Torneo Federal A.



Vicentín nació en la localidad de San Lorenzo, provincia de Santa Fe, el 6 de julio de 1990. Desde inferiores al plantel profesional, formó parte de la última travesía de Almirante Brown en la B Nacional y luego partió rumbo al fútbol alemán, donde ya logró un ascenso y jugó con las camisetas de FSV Optik Rathenow y SV Lichtenberg 47, antes de llegar al SSV Havelwinkel Warnau.

SA-¿Cómo es tu día en Alemania. Con quiénes vivís, qué hacés en el tiempo libre?

LV - Por la mañana me despierto bien temprano y hago diferentes actividades como natación, gimnasio, yoga. Luego estudio, me estoy preparando para hacer el curso de entrenador con la Deutscher Fußball-Bund (Federación Alemana de Fútbol), y al mediodía salgo de casa hacia el entrenamiento.

Viajo dos horas de Berlín al pueblo donde estoy jugando que se llama Warnau. Regreso a casa tipo 22 horas. Vivo con una amiga de Granada y un amigo de Alicante, españoles los dos, que ya son como mi familia. Rentamos un piso grande, cada uno tiene sus espacios y a los comunes los compartimos.



En el tiempo libre viajo demasiado buscando lugares en los que se puedan surfear. Comencé hace dos años cuando visité a un amigo venezolano en Gran Canaria. Él me contagió el virus surfers y desde ese entonces, siempre estoy en la búsqueda de próximos destinos donde se pueda encontrar alguna que otra ola y en conexión con la naturaleza. Disfruto mucho de esto.

SA- ¿Qué es lo que más te gustó de Berlín, y qué fue lo que menos te gustó, qué te sorprendió?, ¿Qué similitudes y diferencias con Argentina encontraste?

LV - En Alemania estoy viviendo en Berlín. Es una ciudad con mucha historia, en la actualidad con muchas culturas del mundo mezcladas. Lo que más me gusta es el orden, como funciona todo en la ciudad y el respeto que se tiene la gente entre sí en la vida cotidiana. Lo que aún me cuesta entender y no logro aceptarlo, es la gente que para tomar un café necesita planearlo una semana antes. Están muy programados jajaja, todo lo contrario de nosotros que como argentinos, somos muy espontáneos.

SA-¿Cómo se te dio la oportunidad, cómo llegaste al fútbol alemán?

LV - La posibilidad de venir a Alemania fué por medio de mi hermano, que ya vivía acá, y un manager que había conocido. Hasta ese entonces en Almirante, de alguna que otra manera, siempre surgía algo que no podía jugar ni tan solo un partido en el primer equipo. Cambiaba de entrenador y traían otros arqueros diciendo que aún yo estaba falto de experiencia. Algo que si me pongo a pensarlo ahora después de haber logrado un ascenso acá de Oberlig (5ta Liga) a Regionalliga (4ta Liga) (comparadas de nivel con la B Metropolitana a B Nacional), no era así pero a la vez logro entenderlo, era sólo una cuestión de negocios internos.



SA-¿Cómo te llevás con el idioma, qué palabras aprendiste o qué frase nos podés decir?, ¿Qué costumbres del país adoptaste y cuáles pudiste llevar de Argentina?

LV - Con el idioma la verdad que al principio fue heavy. Llegó al punto de que el presidente del club en el cual había llegado por primera vez acá en Alemania, FSV Optik Rathenow, dijo que si no lograba entender al entrenador en seis meses se iba a ser difícil.

El DT es un tipo que hace 20 años es entrenador del equipo y la palabra de él, es palabra mayor. Asi que nada, tuve que todos los días por la mañana ir a un curso intensivo de alemán tres horas de lunes a viernes. Luego aprendí por mi cuenta en tiempo libre, con los compañeros del equipo, en el vestuario, en la vida cotidiana te vas dando cuenta que si no te largas a hablar estás out, entonces buscaba siempre relacionarme con gente que querían ayudarme a mejorar mi alemán.



Ahora tengo un B2 de alemán y lo más importante es que me hice amistades, que al tener una cultura totalmente opuesta a lo que es la nuestra, uno aprende cosas nuevas para incorporarlas. Como costumbre argentina: el mate es algo que no me puede faltar, a parte de eso, escucho mucho reggae nacional como Los Cafres, Nonpalidece, Dread Mar-I y Los Pericos.

Los gestos no pude cambiar, incluso hablando alemán. Cada dos por tres me salen gestos argentinos como hacer ¿qué te pasa boludo?, en alemán sería was ist mit dir denn los? Los alemanes me quedan mirando como diciendo, ¿y eso? Hasta que cuando me junto con ellos, ya lo hacen también jaja. Contagiamos mucho los argentinos.



SA - ¿Alguna anécdota en Alemania que quieras y puedas contar?

LV -- Mi tercer partido acá perdimos 1 a 0 y estaba re mil caliente porque el lateral no había cerrado en una jugada. Luego de terminar el encuentro me fui al vestuario y había olvidado de ir a darle la mano a la hinchada, lo cual eso es muy grave para ellos. El lunes en el entrenamiento viene el capitán y me dice que vaya como sea a pedir disculpas al entrenador, que estaba pensando en sacarme del equipo por esa actitud. Hoy me rio, pero en ese momento no lo podía entender, ¿cómo después de perder vas a darle la mano a los hinchas?. Claro, estaba acostumbrado a que cuando perdés en Argentina un partido, lo mínimo que pasa es que tus propios hinchas te hacen escuchar que tu madre es una puta jajaja.

SA -¿Del fútbol de ascenso que recordás de tu paso por Almirante. Seguís en contactos con ex compañeros, entrenadores o allegados?

LV -- Almirante, como todos ya saben, es un club que tiene todo para ser de Primera pero que siempre le faltó lo más importante, que es el orden y estar encabezado por gente que realmente esté capacitada. En ciertos puestos de trabajos podés tener la mayor voluntad de hacerlo de diez, pero si no estás capacitado para saber resolverlo teniendo las herramientas adecuadas, termina siendo una catástrofe. Con alguno que otro de los chicos estoy aun en contacto, los sigo, los tengo siempre presente y con los mejores recuerdos.



SA-¿Seguís la campaña de Almirante, ves los partidos, estás al tanto de lo que pasa?

LV - Claro que lo sigo, es el club que me dió la posibilidad de iniciar mi carrera como futbolista profesional. De hecho el domingo pasado no me junté con amigos a tomar una cerveza porque quería ver el partido contra Talleres RE. Fue impresionante la fiesta que armó la gente, espero que siga por el camino en el que está ahora.

SA- En lo futbolístico, ¿qué diferencias y similitudes encontrás entre tu liga y el ascenso argentino?

LV- En este continente y en el de allá, al fútbol se juega con una redonda y 11 contra 11. En lo que quizás se nota demasiado, acá es muy ordenado a la hora de defender pero en momento de atacar, atacan hasta los defensores, por eso se ven muchos goles más de contra acá. El fútbol argentino, a mi manera de verlo, es un poco menos preciso, más friccionado, se prioriza la presión.



SA -¿Se sigue el fútbol argentino allá?, ¿qué mirada tienen de nosotros?

LV-No tanto el fútbol argentino, pero sí la gente acá siguen a los futbolistas nuestros que están en Europa. Les gusta mucho Messi, Dybala, Lucas Alario, el Kun Agüero. No es del todo agradable cuando te preguntan, por ejemplo, ¿por qué se juega una final de Libertadores en España y no en Argentina?, al momento de explicarlo, la gente de acá no logra entenderlo. Lamentable.

SA-¿Tenés pensado un regreso en algún momento?

LV- Me encantaría poder estar seis meses allá, más cuando acá es invierno, es muy jodido el frío. En mis últimas vacaciones con mi padre hablamos sobre el tema y me decía: “que ganas de verte jugar acá en Argentina”. Nunca lo doy por cerrado, de hecho estuve cerca de quedarme por Mar del Plata porque había un equipo de ahí que me había hablado. Pero de momento acá estoy muy bien y tengo hasta junio 2020 contrato con el club donde estoy ahora. Justo me da también el tiempo para terminar en esa fecha con mi licencia de DT.

Apasadionado por la naturaleza y el surf, al igual que por el fútbol. Con varias culturas ya incorporadas y muchas más por conocer, Lucas Vicentín hace flamear la bandera argentina y de nuestro ascenso en tierras alemanas, con la imponente Berlín como principal testigo. El arquerito de San Lorenzo, el joven de Almirante Brown, ahora habla un perfecto alemán, triunfa en Europa y naturalizó atajar una ola con su tabla, tanto como descolgar un centro con las manos.





Pablo Carletti

comentarios

columnasanteriores