“En Italiano lo que más me sé son las puteadas”

Leonardo Incorvaia

Publicada: 06/11/2019 00:00:00

Por Mariano Perusso



El fútbol es mucho más que 22 jugadores corriendo detrás de una pelota. El fútbol puede servir como guía para conocer diferentes lugares. Ya sea por algún jugador que nació en un país sin demasiada tradición futbolística o por equipos que pertenecen a ligas menores pero que hacen sus apariciones en las competencias internacionales.

O quizás también, para algunos pocos, el fútbol puede servir para vivir en esos países. Como es el caso de Leonardo Incorvaia, futbolista que tuvo su debut en Ferro. Actualmente, el oriundo de Rosario defiende los colores del APC Chions, un club del ascenso de Italia. En una distendida charla con Solo Ascenso, el defensor habló de sus vivencias en Europa en un pueblo de 5 mil habitantes y se convirtió en el protagonista de la semana de #AscensoDeExportación.



SA- ¿Cómo es tu día a día en Italia? ¿Con quiénes vivís? ¿Qué hacés en el tiempo libre?

LI- Los días acá en Italia son casi todos iguales, bastante rutinarios. Ahora entrenamos por la tarde, por el tema del invierno, que es muy frío. Estoy viviendo en Chions, un pueblo donde hay muy poca gente y que es donde juego. Me levanto a la mañana, desayuno, voy a un gimnasio del club, vuelvo para el almuerzo, me tiro un rato la siesta y me levanto para el entrenamiento, que es a dos cuadras de mi casa. Y la cancha donde jugamos también es a dos cuadras, así que estoy a dos cuadras de los dos lugares. En el tiempo libre voy al bar de la esquina de mi casa, que es como el bar del pueblo, y me tomo un café y me descomprimo un poco ahí. Es muy normal para los italianos tomarse un café. Yo a veces voy y ni siquiera me tomo un café, me tomo un vaso de agua, pero es como que escucho, comparto. Ahora estoy viviendo con un compañero. Cuando vino mi novia estuve viviendo con ella. Ahora tuvo que regresar para Argentina, así que pasé a vivir con un compañero.

SA- ¿Qué similitudes y diferencias hay con Argentina?

LI- La diferencia que hay con Argentina es la seguridad y la tranquilidad de que podés ir a cualquier lado sin pensar en que te pueden llegar a robar, o hablando por teléfono, que en Argentina no podés. En Argentina tenés que fijarte la hora antes de salir de tu casa y cómo hay que estar vestido. Acá la tranquilidad se vive muy diferente. No hay pobreza. Por lo menos acá en el norte de Italia, no hay gente pidiendo. En Malta tampoco.

SA- ¿Qué es lo que más extrañás de Argentina?

LI- Lo que más extraño de Argentina obviamente es mi familia, ahora mi novia, que está allá. Y extraño mucho el fútbol argentino, demasiado lo extraño. Uno nace con el fútbol argentino y siempre quiere volver. La verdad que se extraña mucho, cuando ya hace un año que está lejos, llega el mercado de pases y a uno le dan ganas.



Además de Italia, Incorvavia tuvo la posibilidad de vivir en Malta y Gibraltar. En 2017 armó sus valijas por primera vez y su destino fue Sliema Wanderers de la Primera División de Malta. Luego a principios de este año, defendió los colores de Mons Calpe, club de Gibraltar.

SA- Jugaste también en Malta y en Gibraltar, ¿Qué es lo que más te gustó de esos lugares y lo qué menos te gustó? ¿Qué cosas te sorprendieron?

LI- Jugué en Malta y en Gibraltar, en Primera División, y en Malta me sorprendió muchísimo los estadios y la infraestructura del fútbol. Le dan mucha importancia al escenario. Fue una experiencia muy linda, la verdad que volvería a Malta en algún momento. Nos fue muy bien, llegamos a la final de una copa que si ganábamos entrábamos a PreChampions. Lamentablemente no pudimos ganarla, pero fue una experiencia inolvidable. En ese momento yo tenía 24 años y hubiese sido muy importante para mi carrera. Después Gibraltar es un lugar extraordinario. Es una mini Londres. Es una colonia inglesa, pero igualmente se habla casi todo español, por la cercanía con España. En el tema del fútbol son pioneros. No tienen esa picardía que tiene el argentino. Es muy distinto a lo que es de Malta. En Malta es muy veloz, demasiado veloz. Eso me sorprendió. En cambio en Gibraltar era más de pases y tiros de larga distancia. El juego que más me gustó en ese sentido fue el de Malta, porque era más complicado. Pero ambos fueron muy positivos. Los dos lugares tienen mar, tienen playa, muy lindo. En Gibraltar tenés el Atlántico y el Mediterráneo, y en Malta el Mediterráneo que es hermoso. A cualquier orilla del país que vayas, tenés playa.

SA- ¿Cómo se te dio la oportunidad de llegar a esas ligas tan particulares?

LI- La oportunidad de Malta me la acercó un representante, que ahora es mi amigo. Fue una novedad en ese momento, porque no sabía ni dónde quedaba Malta. Lo de Gibraltar me lo hizo llegar el hermano de un compañero mío que estuvo en Ferro. Fueron dos noticias que tuve que fijarme bien en el mapa dónde quedaban. Fueron sorpresas cuando me lo comentaron. Y uno no lo duda por el hecho de ser una Primera División.

SA- ¿Alguna anécdota que puedas contar que te haya pasado en este tiempo afuera?

LI- Cuando llegué a Malta, ellos pensaban que yo hablaba inglés, porque en un momento hablé con el traductor. Y cuando llego, ellos empezaron a hablar en inglés y no entendía nada. Le tuve que decir que no entendía inglés, que sólo hablaba español. Con mi poco inglés se lo dije. Y me dijo “cómo, pero si nos hablabas en inglés a nosotros”. Pero yo les hablaba con el traductor. Se quedaron muy sorprendidos, no sabían cómo iba a hacer. Por suerte no me costó, porque había un argentino y un uruguayo en el equipo, y había un italiano y dos brasileros que también entendían español, así que se me hizo muy fácil, pero fue muy loco.

SA- ¿Cómo te llevás con el idioma? ¿Qué costumbres del país adoptaste y cuáles llevaste de Argentina? ¿Con la comida te acomodaste fácil o se te complicó?

LI- Con el idioma me estoy llevando de a poquito bastante bien, porque es muy similar al español. Llegué sabiendo muy poco italiano, porque tengo familia en Italia y los había ido a visitar cuando estuve en Malta, pero cuatro días. En Italiano lo que más se me son las puteadas, que son lo primero que tenés que aprender del idioma. Digo mucho “coglione” que es como hijo de puta o acá dicen filo da putanna. “Coglione” son los huevos, pero se lo dice como nosotros insultamos. Es lo que más me sé. Tengo el mate, que lo llevo a todos lados. Con eso me siento cerca de mi país, que lo bebo a menudo. Me complicó bastante el tema de la comida. Acá comen mucho, y siempre comen de primer plato pasta. Me fui acostumbrando y ya estoy bastante bien. Es un tema de costumbre, y uno se acostumbra.



Pese a ser rosarino, su debut no fue en un club de Santa Fe sino en Ferro. Además del elenco de Caballito, vistió las camisetas de UAI Urquiza y de San Telmo.

SA- Del fútbol argentino y de tu paso por el ascenso, ¿qué recuerdos tenés?

LI- Del paso por Argentina, el recuerdo más lindo es Ferro, el club donde me inicié, donde me crié. El club de mis amores. Del club que me fui y al que siempre quiero volver. Me hice muchos amigos. Después tuve pasos por la UAI y San Telmo que también fueron positivos porque conocí buena gente, buenas personas. San Telmo tiene una hinchada bastante llamativa, muy linda. La UAI es un club más tranquilo, pero muy buena experiencia de los dos lados. El recuerdo que tengo de la UAI es haber perdido lastimosamente la final del ascenso con Defensores de Belgrano.

SA- ¿Se sigue el fútbol argentino allá?

LI- Yo lo sigo siempre. Me gusta mirar el fútbol argentino. No solo la Superliga, también la Primera Nacional, la B Metro, y la C. Tengo amigos en el Federal, y si puedo lo miro también. El fútbol argentino me gusta mucho, es muy lindo.

SA- ¿Qué diferencia encontrás entre esas ligas y el ascenso argentino?

LI- La diferencia pasa por la agresividad que tiene el fútbol argentino. No es muy ordenado en el ascenso, pero es difícil porque se corre mucho, es muy agresivo e intenso. Acá es muy ordenado, táctico. Para ser defensor me sirve mucho, para aprender todas cosas tácticas. Después el tema de la presión. Cambia mucho acá, no existe la presión que hay en Argentina.

SA- ¿Seguís la campaña de tus ex equipos acá en el ascenso? ¿Continúas en contacto con ex compañeros?

LI- Claro que sigo las campañas de mis ex equipos. Constantemente los sigo. Estoy siempre hablando con mis compañeros. Me hice muchos amigos en Ferro, y con ellos hablo constantemente. Con Limousin, el Polaco Mazur, Salmerón, Alderete. Así muchos. Marcos Acuña, que está ahora en Portugal. Habló demasiado. Son todos chicos que me hice en Ferro. También alguno de San Telmo, como Rodri Callegari. También la de UAI. Siempre me llevé amistades de los clubes.

SA- ¿Tenés pensado un regreso en algún momento al fútbol argentino? ¿Querés volver?

LI- Hace dos semanas me llamó un club de Primera Nacional. Se rompió un jugador y se les abrió un cupo y me llamaron. Está la chance abierta de poder ir, estoy esperando a ver qué pasa acá. Puede ser probable que se concrete el retorno a Argentina ahora. Si no es ahora, en diciembre dejo la oportunidad abierta para volver. No es el mejor momento, porque Argentina no está en una buena situación, pero necesito por muchas cosas volver a Argentina. Tengo muchas ganas de volver y esta chance de Primera Nacional no es mala. Hay que esperar, si no, en diciembre veremos otra cosa.



comentarios

notasanteriores