Ascenso de Exportación

Wednesday 03 de July de 2019

“Jugar con Michael Essien fue algo increíble”

Imanol Iriberri

Por Giuliano Candoni



Cuando jugaba en los potreros de Mar del Plata, su ciudad natal, Imanol Iriberri nunca imaginó que las vueltas de la vida lo llevarían a vivir en Azerbaiyán, un país que perteneció a la Unión Soviética y que actualmente tiene una de las economías de mayor crecimiento en los últimos años.

Pese a que la mayor parte de su territorio se encuentra en Asia, muchos consideran a Azerbaiyán una nación europea, ya que también tiene superficie sobre este continente. A casi 14.000 kilómetros de distancia, se encuentra Iriberri, el protagonista de esta semana de Ascenso de Exportación, quien dialogó en forma exclusiva con Solo Ascenso sobre su ritmo de vida en Bakú, la capital de aquel país.



SA-¿Cómo es tu día en Azerbaiyán? ¿Con quiénes vivís, qué hacés en el tiempo libre?

IR- Mis días son tranquilos. Es una ciudad hermosa Bakú, le dicen la mini Dubai. Es uno de los países que más ha crecido en Europa en los últimos años. Es una ciudad muy tranquila, en la que podes salir a caminar a cualquier hora del día. Los entrenamientos duran una hora y después te queda todo el día libre para salir a pasear. Estuvo haciendo mucho frio últimamente pero ahora empiezan los días lindos.

SA- ¿Qué es lo que más te gustó y lo qué menos te gustó del lugar? ¿Qué cosas te sorprendieron? ¿Qué similitudes y diferencias hay con Argentina?

IR- Similitudes con Argentina no tiene ninguna. Acá la gente vive tranquila, no hay nada de inseguridad. Es una ciudad que se está volviendo muy turística y la atención en todos los lugares es muy buena. Cuando llegué pensé que me iba a encontrar con gente rara, mujeres con velos que las tapaban, pero nada que ver. Hay de todo y es una ciudad muy linda para vivir”

SA- ¿Cómo se te dio la oportunidad de llegar?

IR- Hace unos años había tenido la oportunidad de venir al Neftci, uno de los equipos más grandes de Azerbaiyán, pero a último momento no se pudo concretar. Por problemas legales se cayó el pase de un futbolista nigeriano y desde Sabail me contactaron a mí. Estoy en un club muy ordenado y prolijo. Clasificamos a la Europa League y eso ayuda al equipo.



En el plantel de FK Sabail, Imanol compartió equipo con Michael Essien, volante central multicampeón con el Chelsea. El mediocampista ghanes jugó dos mundiales con su selección y vistió las camisetas del Olympique de Lyon, Chelsea, Real Madrid y Milán, entre otros. En el equipo inglés obtuvo la Champions League en el año 2012.

SA- Alguna anécdota que puedas contar que te haya pasado allá?

IR- La mejor anécdota que me llevo es haber compartido equipo con Michael Essien, una figura que ha ganado todo con el Chelsea. Compartir entrenamiento y un campo de juego con él es una de las experiencias más gratificantes que tuve en el fútbol. Siempre he enfrentado jugadores de muchísimo nivel, pero haber compartido equipo con una figura me han pasado pocas veces. También tuve la oportunidad de ir a ver el Premio de Baku en la Fórmula 1 y fue algo increíble.

SA- Ya que mencionaste a Michael Essien, contanos un poco cómo es el y la relación que tiene con los demás.

IR- Jugar con Michael Essien fue algo increíble. Compartí muchos momentos con él y le pregunté infinidades de cosas. Tenía curiosidad por todo lo que él vivió. Me dijo que conoció Argentina, que vino a Mar del Plata. Vino a jugar un torneo con su selección al país (N. de la R: Jugó el Mundial Sub 20 organizado en Argentina, en el que Ghana perdió la final con la Albiceleste).



SA- ¿Cómo te llevás con el idioma en Azerbaiyan? ¿Qué costumbres del país adoptaste?

IR- Me manejo con inglés. En Europa todo el mundo se maneja a través del inglés. El idioma oficial de ellos es el azerí, es muy diferente al ruso y es muy complicado también.

Desde chico que Iriberri aprendió a armarse las valijas y emprender rumbo a otros destinos. En 2010 dejó Alvarado para irse a jugar a Independiente de Campo Grande en Paraguay. Luego pasó por Deportivo Carapeguá de ese mismo país, por Deportes Tolima de Colombia, por Estudiantes de Mérida y Deportivo La Guaira de Venezuela y Jorge Wilstermann de Bolivia. En 2016 cruzó el océano Atlántico para emprender su primera experiencia en Europa con la camiseta de Boavista de Portugal.

SA- Jugaste en Paraguay, Colombia, Venezuela, Bolivia y Portugal. ¿Qué país te sorprendió más o cual elegís vos?

IR- De todos los países siempre rescato algo. En el que mejor me sentí fue Paraguay, que me dio la posibilidad de volver a crecer futbolísticamente. En Venezuela conseguí campeonatos y fue donde más cómodo me he sentido. El nivel del fútbol colombiano es increíble y haber participado de la Copa Libertadores con el Deportes Tolima es otra de las experiencias que me ha quedado. En Bolivia tuve la posibilidad de jugar en Wilstermann, uno de los equipos más grandes.



SA- Además de la familia, ¿qué es lo que más se extraña?

IR- La familia siempre es lo que más se extraña. Tengo un hijo y la verdad que se hace muy difícil a veces. Siempre están acompañándome a la distancia, fueron un soporte muy importante en mi carrera y en mi vida.

SA- ¿Se sigue el fútbol argentino en Azerbaiyan?

IR- Afuera del país siempre se sigue el fútbol argentino, todos conocen a Boca y a River. Tenemos que agradecerles mucho a las figuras futbolísticas que tenemos en el mundo. A veces uno no se da cuenta del nivel y de lo bien que le hacen al fútbol argentino. Todos los equipos quieren tener un argentino por la mentalidad y la ambición que tienen.

SA- ¿Seguís la campaña de Crucero del Norte o de algún otro equipo que jugaste en Argentina? ¿Continúas en contacto con ex compañeros?

IR- Siempre sigo las campañas de mis ex equipos. Me gusta ver cómo les va a mis antiguos compañeros. Lo lindo del fútbol es que te deja amigos en todos lados a donde uno va.

SA-¿Tenés pensado un regreso en algún momento?

IR- Siempre pienso en volver. Me encantaría poder tener mi revancha en el fútbol argentino. Es cuestión de que se dé la oportunidad y las condiciones. Cuando uno va creciendo siempre tiene ganas de estar cerca de la familia. Ya son más de diez años que llevo jugando afuera del país y cada año que pasa son más las ganas de volver. Ahora tengo que pensar por mi familia y por mi nena que viene en camino. Voy a tratar de buscar algo más competitivo en lo personal. Tengo esa hambre de sentir y de vivir el fútbol. En Azerbaiyán hay otro nivel y se vive de otra manera. Con mis 32 años me siento muy bien físicamente y con ganas de volver a sentir esa presión de volver a conseguir títulos.


comentarios

columnasanteriores