Ascenso de Exportación

Wednesday 05 de June de 2019

“En Haití el fútbol es un despeje mental de la dura realidad que viven”

Daniel Quiroga



Golpeado, tanto por el hombre como por la naturaleza, Haití es uno de los países que componen las Islas del Mar Caribe en América, y que limita al este con República Dominicana y al norte con el océano Atlántico. Se trata de una de las naciones más pobres a nivel mundial, con una población cerca de los 6.995.182 de habitantes, en su gran mayoría descendientes de esclavos que llegaron desde África.

Sin embargo, todo contexto económico y catástrofes natural se equipara cuando rueda una pelota. Y si hay un balón en el campo de juego, hay un argentino corriendo detrás de él y de sus sueños. Hasta Haití llegó Solo Ascenso (SA), para un nuevo capítulo de Ascenso de Exportación



Daniel Quiroga (DQ), “Sapito” para los amigos que lo vieron crecer en su Mendoza natal, es un volante argentino nacido en octubre de 1986. En nuestro ascenso, supo jugar en clubes como Luján SC y Deportivo Maipú, para luego tener una época dorada en Estudiantes de San Luis donde en siete años ascendió del Torneo del Interior al Nacional B.

Actualmente Daniel Quiroga forma parte del Football Inter Club Association (FICA), institución fundada en 1973, uno de los 13 equipos que integran la Liga de fútbol de Haití y que ya cuenta con participaciones en la ConcaChampions, evento FIFA organizado a nivel Internacional por la Concacaf.



SA - ¿Cómo es tu día Haití? ¿Con quiénes vivís, qué hacés en el tiempo libre?

DQ - El día es muy tranquilo. Entreno por la mañana, regreso al hotel donde vivo, y descanso ahí. Estoy a solo diez minutos del centro de la ciudad.

SA- ¿Qué es lo que más te gustó y lo qué menos te gustó? ¿Qué cosas te sorprendieron? ¿Qué similitudes y diferencias hay con Argentina?

DQ - Me gustó y me sorprendió la calidad y humanidad de la gente del club, la amabilidad de las personas, el trato que me dieron en esta parte. No sé si hay algo que no me haya gustado, creo que aprendí mucho de las cosas que vi, de la realidad de mucha gente que vive en este país. Estoy agradecido a Dios por esta experiencia.

SA- ¿Cómo se te dio la oportunidad de llegar a Haití?

DQ - Mi representante fue el que logró esto, la idea era irnos afuera, y gracias a Dios se dio. Estoy muy agradecido a Gabriel y Fernando.



SA- ¿Alguna anécdota que puedas contar que te haya pasado allá?

DQ - El idioma criollo es el haitiano y es muy difícil, y los nombres de mis compañeros también jajajaja. Se me ocurrió ponerles apodos a la mayoría, y lo tomaron muy bien, y es la forma de comunicarnos dentro de la cancha, junto a pequeñas cosas que aprendí a dialogar.

SA- ¿Cómo te llevás con el idioma?, alguna frase que nos puedas decir. ¿Qué costumbres del país adoptaste y cuales llevaste de Argentina?

DQ- Es un idioma muy difícil, pero estoy aprendiendo poco a poco a comunicarme en su idioma. Hi kijan ou ye?, es hola cómo estás.

No sé si tantas costumbres de ellos, son culturas muy diferentes pero son muy buena gente, y aprendo día a día en la parte humana. De las costumbres de nosotros, el mate es fundamental, va conmigo a todas partes y se sorprenden de lo amargo que es, pero la mayoría lo probó. Música escuchan muy variados y cada vez que llegaba, ellos ponían música española para hacerme sentir bien.



SA- ¿De tu paso por nuestro ascenso que recuerdos tenés?

DQ- Recuerdo los meses en Maipú, con grandes personas y jugadores, una institución que conmigo se portó muy bien. Con Estudiantes de San Luis, fueron 7 años donde pasé de todo. Cumplí sueños, crecí como jugador, debuté en la B Nacional, ascendí tres veces, pasamos momentos duros. Es un club muy importante en mi vida y voy a estar agradecido de por vida por todo lo vivido.

SA- ¿Se sigue el fútbol argentino allá?, ¿Qué diferencia encontrás entre esa liga de Haití y el ascenso argentino?

DQ- Yo lo sigo siempre al fútbol argentino, ellos miran mucho fútbol europeo. La liga es Primera División, pero a una altura de B Nacional. Lo viven y disfrutan mucho, hablan del fútbol como su cable a tierra, como su momento de despeje mental de la dura realidad que muchos viven. Pero como dije es Primera División y los clubes juegan Concacaf, y eso es muy importante. Debutar internacionalmente es algo hermoso.



SA-¿Seguís la campaña de tus ex equipos? ¿Continúas en contacto con ex compañeros?

DQ - Sí, los sigo siempre. Hablo con muchos de los ex compañeros que tuve en los clubes que estuve. Gracias a Dios quedó muy buena relación y siempre están los mensajes para saber cómo va todo, cómo estamos, y esas cosas.



SA-¿Tenés pensado un regreso en algún momento al fútbol argentino?

DQ- La verdad que sí, pero no pienso en cuándo realmente. Ahora sólo quiero disfrutar de este momento y esta experiencia. Aprovecharla para estar la mayor cantidad de tiempo posible afuera, después Dios dirá cual será el futuro.

En Haití, un país sufrido y muchas veces olvidado, flamea la bandera argentina y la de nuestro fútbol de ascenso de cada día. Daniel Quiroga, el Sapito de Mendoza, es el abanderado que a fuerzas de sacrificio, voluntad, talento y entrega, se ganó el respeto en tierras haitianas donde ya lo adoptaron como uno más.




Pablo Carletti

comentarios

columnasanteriores

Lo mas leído de la semana